Destacada Política

El Gobierno porteño desalojó a 100 familias en el Barrio 31 de Retiro

«Ahora no sabemos adónde vamos a dormir con nuestros hijos», dijo una de las voceras de «La fuerza de las mujeres», el asentamiento emplazado en la esquina de La Pampa y Ciervo de Los Andes, también conocido como «La Containera».


Con topadoras, camiones y un fuerte operativo policial y judicial, cuadrillas de trabajadores pertenecientes al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desalojaron este jueves a la mañana a más de 100 familias que conformaban el asentamiento «La fuerza de las mujeres», una toma de tierras en el Barrio Carlos Mugica (en la ex Villa 31) de Retiro.

El operativo se inició a las 7: junto con efectivos de la Policía de la Ciudad, los funcionarios de la administración porteña y de la Fiscalía 11 comenzaron el desalojo de más de 100 familias que se habían instalado el 30 de junio pasado formando un asentamiento que al poco tiempo pasó a ser conocido como «La fuerza de las mujeres» por el protagonismo femenino de su organización.


Los terrenos de la ocupación están ubicados en la esquina de La Pampa y Ciervo de Los Andes, donde antiguamente había un basural al que los vecinos de las inmediaciones llamaban «La Containera».

En el lugar, a partir de las 8, fueron incendiadas casillas y carpas muy precarias, en tanto camiones de gran porte y excavadoras continuaron luego con el desalojo, junto a personal del servicio del programa Buenos Aires Presente (BAP).

Graciela Sosa, una de las voceras de las familias que llevaron adelante la ocupación, dijo a la prensa: «Ahora no sabemos dónde vamos a dormir con nuestros hijos. Hace más de tres meses que estamos en el asentamiento. Armamos el asentamiento porque no tenemos un lugar para vivir».

«Estamos por el derecho humano a una vivienda, estamos por el derecho de las mujeres y de las madres, a tener una vivienda digna donde vivir porque los alquileres de la villa (31) no lo podíamos pagar más. Hoy nos quedamos a la deriva», remarcó Sosa.

«No sabemos adónde vamos a dormir con nuestros hijos. Armamos el asentamiento porque no tenemos un lugar para vivir»
GRACIELA SOSA

El pasado 30 de junio, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta había informado que «alrededor de 50 personas tomaron un terreno público porteño de manera ilegal».

Ese mismo día, las autoridades porteñas señalaron que «desde el primer momento, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del GCBA apeló al diálogo e implementó distintas estrategias de acercamiento en busca de soluciones conjuntas, sin éxito».

«Ante este escenario, fue necesario acudir a la Justicia», indicaron en esa oportunidad desde el gobierno porteño, a través de un comunicado.

En carpas y casillas, con alrededor de 200 chicos, con bajas temperaturas, ollas populares y fogones, las mujeres y algunos pocos hombres ocupantes se habían mantenido hasta este jueves en la toma, instalada en uno de los costados de la ex Villa 31 de Retiro.

Tras el desalojo, el referente de Somos Barrios De Pie en la CABA, Walter Córdoba, cuestionó el accionar tanto del GCBA como de la Justicia porteña, y además asoció a la administración de Larreta con «el negocio inmobiliario».

El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y la Fiscalía 11 del distrito porteño desalojaron a unas 100 familias.

«Repudiamos la actitud del gobierno de la Ciudad y de la Justicia, que con estas medidas no tienen en cuenta los derechos de las familias, de las mujeres y los niños. La vivienda digna es una situación muy problemática y el gobierno de Larreta lo único que hace es favorecer el negocio inmobiliario», afirmó Córdoba.

En este sentido, agregó: «Lo que se está viviendo en la villa (por el Barrio 31) es algo dramático, no algo aislado; es un drama constante para los pobres de la Ciudad, la vivienda no es un derecho en la Ciudad, porque para el gobierno de Larreta es un negocio».

Por su parte, uno de los ocupantes del asentamiento desalojado, Pedro Sánchez, se lamentó: «Hoy nos quedamos en la calle, en situación de calle, y el gobierno de Larreta nos quiere mandar a un parador. Somos familias que no tenemos un lugar para vivir porque no podemos alquilar, porque tenemos chicos y nadie nos alquila. Soy cartonero y tengo cinco hijos. ¿Cómo hago para vivir en una pieza de cuatro por cuatro?».

Desde el Gobierno porteño indicaron a Télam que «a través del BAP (iniciativa destinada al abordaje y acompañamiento de las personas en situación de vulnerabilidad) más el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, como también distintos equipos especializados, se realizaron acercamientos en numerosas instancias» con las personas que habían tomado el exbasural de «La Containera».

Según esas fuentes, la intervención consistió en «censar a las personas y conocer sus situaciones particulares, para trabajar en soluciones conjuntas en función de sus necesidades».

Sin embargo, pusieron el acento en la «falta de colaboración» para «arribar a una solución alternativa».

En tanto, a través de su cuenta de Twitter, Myriam Bregman, candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda, se solidarizó con los vecinos desalojados y opinó: «Hubo desalojo en el Barrio Mugica. La policía de Larreta rompiendo todo en vez de dar respuesta al reclamo de vivienda. Feroz imagen en una Ciudad con gente sin casa y casas sin gente».

El gremialista Eduardo López, secretario adjunto del sindicato docente UTE y dirigente de la CTA, posteó en esa red social un video con las casillas incendiadas y un texto que señalaba: «Esto es Larreta: macrismo explícito con pauta y blindaje mediático. Mi total apoyo y solidaridad con la comunidad de la Villa 31».

Por último, y en declaraciones a Télam, Marina Joski, secretaria nacional de Mujeres, Género y Diversidad de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), también se solidarizó con las familias sin viviendas y pidió «urgentes medidas para enfrentar el déficit habitacional en la Capital Federal».

«Desde el primer momento las vecinas de Retiro estuvieron abiertas al diálogo y la negociación pero nunca tuvieron ninguna respuesta hasta el día de hoy que, en momentos de preparativos para ingresar a las jornadas escolares, fueron sorprendidas con violencia, topadoras y fuego sobre el humilde techo que habían construido», denunció.

Denuncian que la respuesta del Estado porteño es «la violencia de la Policía de la Ciudad»

Legisladoras del Frente de Todos y del Frente de Izquierda cuestionaron, durante la sesión del Parlamento local, la orden de desalojo de unas 100 familias que permanecían en un predio en las inmediaciones del barrio 31 de Retiro, en un asentamiento al que denominaron «La fuerza de las mujeres».

«Preocupa que una vez más sea la violencia de la Policía de la Ciudad la primera respuesta del Estado para aquellos y aquellas que estaban buscando un lugar donde vivir en una ciudad que los excluye», sostuvo la diputada María Bielli.

En ese sentido, dijo que «lo que pasó es una muestra de lo que pasa sistemáticamente en el barrio Carlos Mugica, donde decenas de vecinos son expulsados porque no hay solución habitacional definitiva».

«Es lamentable que, en vez de ver cómo solucionamos el déficit habitacional en la Ciudad, se esté favoreciendo en esta Legislatura a los negocios inmobiliarios y al desarrollo urbanístico para unos pocos», remarcó Bielli en relación a los proyectos que serán tratados en la sesión para levantar 16 nuevas torres en el distrito.

Al respecto, la legisladora del FDT Laura Velasco calificó de «gravísimo que se voten convenios que permiten la construcción de torres, mientras que no se puede dar una respuesta a la emergencia habitacional».

«Son más de 100 familias las que fueron desalojadas, entre las que hay muchas mujeres que sufrieron violencia de género, y no se les dio una respuesta», advirtió.

Por su parte, la legisladora del Frente de Izquierda Amanda Martín presentó una declaración de «repudio» al «violento desalojo en manos de la Policía de la Ciudad» para «responsabilizar al GCABA de dicha decisión que debe ser revertida de manera inmediata dando una solución habitacional a las familias».

Noticias relacionadas

Críticas a la política educativa del Gobierno porteño tras la muerte de una estudiante de 11 años

Editora

El gobierno porteño prohibió el uso del lenguaje inclusivo en escuelas

Editora

Capitanich salió al cruce de Larreta: «Estamos cansados del porteñismo ilustrado»

Editora

Deja un comentario