Destacada Política

Milagro Sala: «Arce en Bolivia lo primero que hizo fue intervenir la Corte Suprema, acá no hicieron eso»

Tiene que ser asistida. Todas las semanas le llega una citación a su casa. Aseguró que los presos políticos «no tienen ni una luz de esperanza» y piden «a gritos» que alguien «haga algo».


A casi seis años de su detención, Milagro Sala se siente decepcionada por el gobierno de Alberto Fernández y no encuentra salida por la Justicia jujeña, que según denunció, está influenciada por el gobernador Gerardo Morales. En este contexto, la dirigente de la Tupac Amarú declaró no estar bien anímica y físicamente: sufre de fuertes reacciones alérgicas por estrés.

«Paso por crisis y me agarran reacciones en todo el cuerpo y en la cara. El otro día vino la ambulancia y me puso una inyección para calmar. Está pasando muy seguido y dice el médico que es por la sencilla razón de los nervios y el estrés que estoy pasando», contó la líder de la organización de Jujuy en diálogo con La García por AM750.

Todas las semanas le llega una citación a su casa. «Que ya voy a juicio de una causa, de otra, que hay que apelar. Alguna resolución del Tribunal Superior de Justicia, de Casación de Jujuy», enumeró sobre la situación que ocurre una y otra vez y que definió como «demasiado estresante».

«Es como que uno ya no sale de esta historia, se siente presionado. Ahora vamos a juicio por tres causas», explicó Sala, quien enfrenta 17 causas en su contra. Desde el 16 de enero de 2016 permanece presa. Apenas asumió Morales la gobernación, ordenó la detención de la líder de la Túpac, que ejecutó su ministro de Seguridad, Ekel Meyer, hoy miembro del Supremo Tribunal de Justicia.

En ese sentido, explicó que si bien «muchos están a la expectativa de qué resuelve la Corte Suprema en la causa de los Pibes Villeros», pero «todos se olvidan que se lo pasa mal». «Esa mochila la cargo yo, porque usan eso contra mí, porque hacen campaña contra mí, porque me usan para apretar al Gobierno nacional. Todo esto me desespera, me da bronca», reflexionó.

La líder de la Tupac Amarú afirmó que tanto ella como el resto de los presos políticos «no tienen ni una luz de esperanza» y piden «a gritos» que alguien «haga algo». «Todos estábamos muy ilusionados de que una vez que asuma» el gobierno de Fernández «todo iba a cambiar», analizó y refutó: «En vez de cambiar, cada vez se agrava más».

«En esta última campaña no hubo un candidato que haya hablado por los presos políticos en el país. Lo han tapado. Lo han silenciado. En las campañas anteriores hablaron de nosotros, dijeron que iba a haber una reforma judicial, que esto iba a cambiar. A nosotros nos siguen destrozando en Jujuy«, lanzó.

Y comparó: «Cuando asumió Luis Arce en Bolivia lo primero que hizo fue intervenir la Corte Suprema. Comenzó a limpiar la cancha y a ver quién realmente es delincuente y quién era el perseguido político. Sin embargo, acá no hicieron eso. Acá se cree en el diálogo. No hay crisis ni política con algunos«.

Milagro Sala aseguró que se siente «muy abandonada» por el Gobierno

«Yo no quiero privilegios, quiero justicia», definió y le pidió a Alberto Fernández que tome una «decisión fuerte» sobre los presos políticos. Además, denunció que Gerardo Morales la «usa» como «un negocio».

La líder de la Tupac Amarú, Milagro Sala, afirmó sentirse «muy abandonada» por el Gobierno nacional y el Frente de Todos, en tanto que le pidió a Alberto Fernández que tome una decisión política «fuerte» sobre los presos políticos. Además, advirtió que la gestión de Gerardo Morales en Jujuy está «esperando para darse vuelta» contra la Nación.

«En esta última campaña no hubo un candidato que haya hablado por los presos políticos en el país. Lo han tapado. Lo han silenciado. En las campañas anteriores hablaron de nosotros, dijeron que iba a haber una reforma judicial, que esto iba a cambiar. A nosotros nos siguen destrozando en Jujuy», lanzó en diálogo con La García por AM750.

Sala está por cumplir seis años de ser considerada una «presa política». El 16 de enero de 2016, apenas asumió Morales, ordenó la detención de la líder de la Túpac, que ejecutó su ministro de Seguridad, Ekel Meyer, hoy miembro del Supremo Tribunal de Justicia. Hoy pasa sus días en arresto domiciliario.

La dirigente jujeña está decepcionada con la gestión de Fernández pero aseguró que no «habla con nadie» respecto a su situación porque «los medios opositores van a salir a decir que una está apretando al gobierno o tiene privilegios como preso».

«Yo no quiero privilegios, quiero justicia», definió y pidió «una decisión» política «mucho más fuerte» para que «esto se termine». La dirigente social relató que Morales siembra el temor de que si ella sale en libertad la provincia «va a ser un caos». Y deslizó que el único camino para conquistar su libertad es no ser juzgada por la justicia provincial.

«El lawfare está intacto»

«Si la salida fuese judicial, no salimos más. Acá en Jujuy la Justicia está tan involucrada que es el sostén de Morales para la campaña y los negocios. Aumentaron sus miembros. Puso jueces y fiscales en distintos lugares. Cómo podemos confiar en la justicia si el lawfare está intacto», argumentó Sala.

En este marco, denunció que el gobierno de Jujuy usa su condición de presa política para «apretar al Gobierno nacional» y reafirmó que el mandatario provincial «está pensando en la candidatura a presidente en dos años». «Para él soy un negocio», reflexionó y resaltó que todos los presos políticos de Jujuy «piden a los gritos que alguien haga algo».

Sala actualmente enfrenta 17 causas en su contra y pasa sus días en prisión domiciliaria. Las constantes citaciones a indagatorias y la persecución judicial le generaron efectos negativos en su salud. Desde hace algunas semanas padece una reacción alérgica «por los nervios y el estrés», contó.

El laboratorio de golpes en Jujuy

Tras conocerse que la gestión de Mauricio Macri estuvo directamente involucrada en el golpe de Estado en Bolivia en 2019, la líder de la Tupac Amarú subrayó que Morales también tiene «gente que participó» del proceso antidemocrático y advirtió sobre un «laboratorio en Jujuy» utilizado para pensar golpes en América Latina.

«Hay gente involucrada esperando que pase lo mismo en Argentina. Morales es una ovejita en Buenos Aire y en Jujuy un lobo feroz, ¿no se dan cuenta en algún momento se les dará vuelta? No tiene codigos», remarcó en declaraciones radiales.

Noticias relacionadas

De Pedro y Gómez Alcorta visitaron a Milagro Sala en Jujuy

Editora

Dirigentes sociales y políticos reclamaron la libertad de Milagro Sala

Editora

Organismos de Derechos Humanos denunciaron el encierro de Milagro Sala: «Viola las garantías del debido proceso»

Editora

Deja un comentario