Destacada Internacional

La jugada que hace EEUU para convertir el cambio climático en otro punto de confrontación con China

El encargado presidencial de Estados Unidos para el clima, John Kerry, apuntó a China como responsable de la ayuda financiera que podría brindarse a países en desarrollo para hacer frente a los desafíos por el cambio climático.
En momentos en que inicia la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27), en esta ocasión desarrollada en Egipto, con el compromiso de fortalecer la cooperación global para atender la emergencia climática, y reconociendo en su agenda que los países de África sufren particularmente las consecuencias, Kerry arremetió contra China en una declaración ante la prensa.

Kerry sostuvo que China debe contribuir con sus propios recursos a la protección de naciones en desarrollo afectadas por desastres climáticos y temperaturas ascendentes, «sobre todo si piensan continuar en la vía de incrementar sus emisiones por los próximos 30 años».

La búsqueda de consenso internacional perfila que países como Estados Unidos y la Europa industrializada envíen fondos a países menos desarrollados que sufren de olas de calor, inundaciones, anegamientos, elevaciones en el nivel del mar y otros problemas relacionados con el cambio climático, debido a que su responsabilidad en la contaminación es menor a la de Estados Unidos, que en los últimos 200 años ha emitido más gases de efecto invernadero que cualquier otro país en el mundo, de acuerdo con un análisis de Politico.

De acuerdo con un análisis de la plataforma Our World in Data («Nuestro mundo en datos», en inglés), que analiza el período entre 1751 hasta el 2017, Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea son responsables de alrededor del 50% de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera en conjunto (25% EEUU y 22% los países de la UE), mientras que China habría contribuido con un 12,7%.

Un editorial del medio chino Global Times considera que la presunta cooperación política de Washington en materia ambiental está siendo utilizada para cercar a China, responsabilizarla de la crisis climática y hacerla pagar por ella.

Además, la publicación asiática estima que Estados Unidos podría utilizar este escenario para tratar de fragmentar el Grupo de los 77, una alianza alternativa de países ante el liderazgo de fuerzas como el G7.

En la Conferencia sobre el Cambio Climático celebrada en Copenhague en 2009, los países desarrollados se comprometieron a proporcionar a los países en desarrollo 100.000 millones de dólares de financiación para el clima cada año hasta 2020.

Pero desde hace más de una década, todo estos compromisos de inversión están lejos de cumplirse. En un estudio hecho en el. 2021 que se llama «Desglose de las contribuciones de los países desarrollados a la financiación pública del clima para alcanzar el objetivo de 100.000 millones de dólares» (A Breakdown of Developed Countries’ Public Climate Finance Contributions Towards the $100 Billion Goal), se estima que EE.UU. debería de haber contribuido con el 40-47% de los 100.000 millones de dólares las emisiones anteriores. Pero su contribución media anual entre 2016 y 2018 fue solo de unos 7.600 millones de dólares. Australia, Canadá no han cumplido ni la mitad de sus compromisos.

El informe del año pasado para la ONU concluyó que «los únicos escenarios realistas» mostraban que el objetivo de 100.000 millones de dólares «estaba fuera de alcance».
«Todavía no estamos ahí», admitió el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Ahora, según dice Politico, Estados Unidos está repentinamente dispuesto a hacer que las naciones ricas paguen reparaciones a los países que sufren los estragos del cambio climático, pero solo si China también paga.

«Reclamar el pago a los países desarrollados se ha convertido casi en un tema clave de la cumbre anual sobre el clima, pero se ha convertido repetidamente en un juego de «escondite». Los países desarrollados, especialmente Estados Unidos, se afanan en decir cosas buenas y en utilizar nuevas promesas para encubrir el «fracaso» de sus antiguas promesas», estima Global Times.

El medio recuerda que desde que tomó posesión del cargo el presidente Joe Biden ha definido la relación de su país con China en términos de «competencia, cooperación y confrontación», donde el cambio climático podría permitir el intercambio, aunque parece virar más bien hacia el ámbito de la confrontación.

En EE.UU. se ha llegado a decir que ha llegado el momento de «luchar contra China» en la cuestión del cambio climático.

«Desde su perspectiva, competir con China en vez de cooperar con ella, e involucrarse en una ‘competencia verde’ favorece el desarrollo de la industria de energía limpia en Estados Unidos, y ayuda al país a ‘influir’ en sus socios alrededor del globo, lo que es un área importante donde puede ‘triunfar’ sobre China», estimó Global Times.

Con Kerry a cargo de la política climática estadounidense, la comunicación entre Pekín y Washington en materia ambiental ha sido fluida, consideró Politico, sin embargo, la relación se tensó luego de que la titular de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, insistiera en aterrizar en la isla de Taiwán a pesar de las objeciones chinas, que consideró el gesto una provocación.

«La línea subyacente es esta: no tengo razón para creer que la humanidad podrá resolver el desafío climático si los dos más grandes emisores no pueden siquiera hablar el uno con el otro», declaró el asesor para Greenpeace en Asia del este Li Shuo, según Politico.

A finales de octubre, Kerry calificó de equivocada la posición china de distanciarse de las negociaciones climáticas con Estados Unidos a razón de las tensiones derivadas del caso taiwanés, asegurando que se trata de ámbitos no relacionados y que el problema ambiental es de carácter universal.

Sin embargo, Pekín ha criticado insistentemente a Washington por su posición de considerar al gigante asiático su principal rival. China ha asegurado que Estados Unidos utiliza una retórica de amenaza constante en su contra, además de utilizar el tema de las armas nucleares como un chantaje, entre otros fenómenos.

 

Fuente: Sputnik Mundo

Noticias relacionadas

Argentina y China consolidan su cooperación en intercambio de monedas

Editora

‘Global Times’: EEUU ha puesto en peligro la estabilidad mundial con sus sanciones hacia China

Editora

Defensa rusa: EEUU realizó ejercicios en Ucrania con infecciones especialmente peligrosas

Editora

Deja un comentario