Concordia

Concordia se sumó al ruidazo nacional contra el Tarifazo

Al igual que en varias localidades de todo el país y de la provincia de Entre Ríos, la ciudad costera del río Uruguay se sumó a la protesta nacional que incluyó cacerolazos y bocinazos contra los incrementos en los servicios.


La concentración fue en la Plaza 25 de Mayo, luego partieron a la Cooperativa Eléctrica donde expresaron el repudio al aumento de tarifas.

La consigna fue sumarse “al plan de lucha Nacional contra los tarifazos y las políticas de ajustes del gobierno nacional”.

Además del incremento en los servicios y la actual política macro económica, se puso el eje en la crisis “de la producción, el cierre de negocios y fábricas, los despidos y los sueldos sin paritarias ante la inflación”.

VOCES DE LA CALLE

Roberto Maidana manifestó a diario local que la concentración fue para decirle “no” al tarifazo y las consecuencias del modelo energético vigente.

“La Cooperativa Eléctrica no debe aplicar estos aumentos debería discutir un modelo energético, de eso se trata, estas medidas están afectando los intereses de la Cooperativa que es la empresa que sostenemos todos y está afectando a los asociados, al comercio y a toda poca actividad laboral que está quedando, hoy en día la gente no puede trabajar con estas tarifas”.

Bernardita Salisñak desde el movimiento Humanista refirió a que “la energía eléctrica se esta haciendo un valor perdido para muchas familias porque no lo pueden pagar realmente, recién decíamos que la energía y la luz eléctrica es un derecho humano que no es propiedad de las multinacionales, es importante la movilización y la participación de la ciudadanía para evitar este atropello y que continúe la vulneralización de los derechos.

Ana María una jubilada que participaba de la protesta contó cómo hace un jubilado de mínima para pagar la luz, “no se puede tenemos que estar todo el día apagando los focos, las luces de la casa, ya no hay energía eléctrica para nosotros, tenemos que usar el lavarropa una vez a la semana, antes era varias veces al día”, detalló.

Luego narró cómo es percibir una jubilación mínima, “cuando cobro en el cajero me dan 70 billetes de 100 pesos o 7 billetes de mil, después empieza lo peor, lo más difícil y doloroso, no poder pagar porque si pagas la luz no comes, se entiende”, enfatizó.

“Por eso estamos en la lucha la gente va dejando cosas, nos estamos limitando, vivíamos bien y ahora le estamos pagando este bien humano a las multinacionales que se llevan nuestra plata”.

Nora dijo a nuestro medio que la gente tiene que pedir explicaciones y reaccionar. “Debemos salir a pedir explicaciones de qué es lo que quieren cobrar, no pedimos rendición de cuentas de quienes están a la cabeza de esta cooperativa, hace años luz que están los mismos, pidamos explicaciones a quienes corresponda, la cooperativa se lava las manos porque no reaccionamos como sociedad”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario