Destacada Opinión

La puja política por la muerte de Nisman: Suicidio o asesinato, según convenga

Un fiscal denuncia a una presidenta por complicidad con terroristas. La noticia produce una conmoción en Argentina y repercute a nivel internacional. Cuatro días después, ese fiscal aparece muerto. En el caso hay intereses de Estados Unidos, Irán e Israel, espías, jueces, fiscales, periodistas y dirigentes políticos oficialistas y opositores. Las especulaciones estallan de inmediato.


Para unos, fue un suicidio. Para otros, un asesinato. Sin duda alguna.

Esa puja ha marcado a la sociedad argentina durante los últimos cinco años, desde que el fiscal Alberto Nisman fue encontrado muerto en el baño de su departamento. Más allá de las pruebas para sostener una u otra teoría, las declaraciones públicas, las investigaciones, los peritajes y los fallos judiciales han estado manchados todo el tiempo por manipulaciones, filias, fobias e intereses políticos.

El debate sobre qué pasó con Nisman se intensificó estas semanas con el estreno en Netflix del documental «El fiscal, la presidenta y el espía», del realizador inglés Justin Webster. El principal aporte de la serie, que consta de seis capítulos y que cuenta con archivos fílmicos y testimonios inéditos, es que no respalda la versión del asesinato ni la del suicidio. No santifica ni demoniza al fiscal. No juzga a los personajes. No fomenta la «indignacionitis», esa reacción visceral promovida por simpatías y antipatías políticas. Se limita a explicar, a mostrar contradicciones. No les habla a las audiencias convencidas.

En un país tan polarizado como Argentina, una de las principales críticas hacia el documental es precisamente que no fija una posición. No da certezas, ni especula. Otros espectadores han acomodado la lectura de la cinta a sus propios prejuicios y, en sus reseñas, aseguran que Webster apoya más la teoría del asesinato o la del suicidio, según lo que ellos mismos piensan.

En un país tan polarizado como Argentina, una de las principales críticas hacia el documental es precisamente que no fija una posición. No da certezas, ni especula.

Además de la película y la proximidad del quinto aniversario de la muerte de Nisman, el caso tomó actualidad a partir del renovado enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán, ya que el fiscal acusaba a los iraníes de haber organizado el ataque terrorista que en 1994 sufrió la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Fue el atentado más grave en América, previo a la caída de las Torres Gemelas en 2001.

Por eso es que en Argentina temen que la crisis en Medio Oriente implique la planeación de nuevos ataques terroristas alrededor del mundo. Saben de la vulnerabilidad de este país, ya que tiene la población judía en el exterior más grande después de Estados Unidos, más dos atentados totalmente impunes.

Los hechos

El 18 de octubre de 1994 un coche bomba estalló en la sede de la AMIA. El resultado fue de 85 muertos, cientos de heridos y una sociedad desconcertada. Apenas dos años antes, un primer atentado en la Embajada de Israel en Buenos Aires había matado a 22 personas.

Casi tres décadas después, no hay un solo condenado por ninguno de los dos ataques. 

La investigación AMIA fue entorpecida desde el principio con pistas falsas, encubrimientos, sobornos y múltiples anomalías que culminaron en la anulación del primer juicio que se llevó a cabo en contra de los presuntos cómplices locales.

De los tres fiscales que participaron en ese proceso, sólo Nisman se libró de imputaciones judiciales, así que en 2004 el fallecido ex presidente Néstor Kirchner lo designó como fiscal especial de la causa AMIA. Desde entonces, su principal línea de investigación, impulsada por un prominente espía llamado «Jaime» Stiuso, fue que el gobierno iraní había organizado el atentado. Más tarde, logró que Interpol emitiera alertas rojas en contra de ocho ciudadanos iraníes acusados del ataque, lo que permitía su detención con fines de extradición en cualquier aeropuerto del mundo.

En 2013, con Cristina Fernández de Kirchner en la presidencia, Argentina firmó un Memorándum de Entendimiento con Irán en el que ambos países acordaban la creación de una Comisión de la Verdad integrada por figuras internacionales. El gobierno apostaba a que Irán permitiría que jueces locales interrogaran en Teherán a cinco de los ocho iraníes imputados. Creía que sería el primer avance real en la conexión internacional. La oposición no pensaba lo mismo. Parte de la sociedad argentina acusó a la presidenta de negociar con terroristas.

Al final, el polémico Memorándum nunca entró en vigencia. La justicia argentina lo declaró inconstitucional y el Parlamento iraní lo rechazó.

Sin embargo, el 14 de enero de 2015 el fiscal Nisman sorprendió a los argentinos y al mundo al denunciar por «traición a la patria» a Fernández de Kirchner y a su entonces canciller, Héctor Timerman. Aseguró que el verdadero objetivo del Memorándum era que se levantaran las alertas rojas contra los iraníes acusados, a cambio de incrementar la relación comercial. Es decir, dotar de impunidad a los presuntos terroristas. Las notificaciones, sin embargo, siempre se mantuvieron vigentes.

Nisman apareció muerto en el baño de su departamento con un disparo en la cabeza. Hasta ahí, los hechos. Después vino una enmarañada historia de intrigas en la que pesaron mucho más las especulaciones y los odios políticos que las pruebas.

Cuatro días más tarde, Nisman apareció muerto en el baño de su departamento con un disparo en la cabeza. Al día siguiente debía exponer su denuncia en el Congreso.

Hasta ahí, los hechos.

Después vino una enmarañada historia de intrigas en la que pesaron mucho más las especulaciones y los odios políticos que las pruebas.

Periodistas, políticos, jueces, fiscales y todo tipo de personajes que militaban el antikirchnerismo apostaron enseguida, con el respaldo de la prensa más influyente, por la versión de que la presidenta había mandado a matar al fiscal. Hicieron marchas, lo erigieron como un héroe.

Fernández de Kirchner también puso en duda el suicidio pero por otros motivos, fundamentalmente para afectarla a ella y a su gobierno. Y se inició una campaña para mostrar a Nisman como un inepto que no había avanzado en la causa AMIA. Hasta se filtraron fotos del fiscal de parranda en centros nocturnos o en viajes, siempre acompañado de jóvenes y bellas mujeres. Lo erigieron como un villano.

El documental, por el contrario, muestra un perfil más completo de Nisman, desde sus inicios en el poder Judicial, su papel en el primer juicio AMIA y luego como único fiscal de la causa, su dependencia hacia el espía Stiuso, su no aclarada relación con Diego Lagomarsino (el informático que le proveyó el arma con la que murió), la confrontación con la expresidenta, todas las investigaciones y teorías sobre su muerte y las sospechas de que recibió sobornos a partir del origen dudoso de una cuenta en Estados Unidos.

Cinco años

El próximo 18 de enero, al cumplirse cinco años de la muerte de Nisman, sus simpatizantes, que a su vez son fervorosos opositores al peronismo/kirchnerismo que hoy gobierna de nuevo el país, marcharán para reiterar los gritos de «¡Cristina, asesina!» y exigir justicia, que para ellos significa que la expresidenta sea condenada por «traición a la patria», el cargo que le imputó el fiscal y por el que está procesada.

En el documental, Alberto Fernández duda de que Nisman se haya suicidado. Pero cuando dio esa entrevista, todavía estaba alejado de Fernández de Kirchner y no existía posibilidad alguna de que fuera presidente. Hoy, con ambos ocupando presidencia y vicepresidencia, cambió de opinión. Dijo que los peritajes que sostienen que Nisman fue asesinado carecen de rigor científico y que en el tiempo transcurrido no se ha demostrado que haya sido un asesinato.

La presión para imponer la teoría del asesinato o el suicidio se intensificará en los próximos días. Las convicciones de los bandos radicalizados son inamovibles. La controversia, parece, será eterna.

Sabina Frederic, ministra de Seguridad, también desató un revuelo estos días al confirmar que ordenará una revisión técnica y una auditoría externa a la pericia del Cuerpo de Gendarmería que concluyó que a Nisman lo mataron. La oposición teme que se quiera imponer la idea de que el fiscal se mató.

La presión para imponer la teoría del asesinato o el suicidio se intensificará en los próximos días. Las convicciones de los bandos radicalizados son inamovibles. La controversia, parece, será eterna. No hay evidencia ni prueba que valga en un caso en el que la verdad parece lejana.

A veces, inalcanzable.

Por Cecilia González, periodista y escritora.

Noticias relacionadas

Golpe militar, dictadura, violencia política, helicópteros… los fantasmas que cada tanto reviven en Argentina

Editora

Protestas, represión, ‘guerra’ y elecciones: América Latina en ebullición

Editora

El dilema de Macri, del berrinche a la actuación

Editora

Deja un comentario