Deportes Destacada

Djokovic se consagró campeón del Abierto de Australia por octava vez

Novak Djokovic ha luchado para ganar una octava corona de singles masculinos en el Abierto de Australia, el ahora 17 veces campeón de Grand Slam, venció al austríaco Dominic Thiem 6-4 4-6 2-6 6-3 6-4 en el Rod Laver Arena.

El serbio de 32 años se sumó a sus éxitos en Melbourne en 2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016 y 2019 con la victoria, y regresa al ranking mundial No.1.

«Nole» que arrancó el certamen en la posición 2 del escalafón internacional de la ATP, superó a Thiem (5), con parciales de 6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4, tras cuatro horas de intensa lucha.

«Definitivamente esta es mi cancha favorita, mi estadio favorito en el mundo y tengo la suerte de tener este trofeo una vez más»

Novak Djokovic

Además, el serbio dio otro paso más para achicar la brecha que le llevan los otros dos colosos del tenis actual, en lo que refiere a conquistas de certámenes de Grand Slam. El oriundo de Belgrado acumula, con el de hoy, 17 títulos de torneos ‘Majors’, mientras que el suizo Roger Federer (3 del mundo) reúne 20 y el español Rafael Nadal (1) ostenta 19.

El austríaco Thiem, por su lado, perdió la tercera final de Grand Slam en su carrera, luego de las derrotas en las ediciones 2018 y 2019 de Roland Garros, sobre polvo de ladrillo.

Pero con lo demostrado este domingo quedó la certeza de que el austríaco, tal como sostuvo Djokovic en la ceremonia de premiación, tendrá «la oportunidad de ganar muchos certámenes de estas características”.

Thiem comenzó lentamente, pero pronto vio la cúspide de un gran avance.

El encuentro arrancó con Djokovic en modo avasallador. Y casi sin darse cuenta, el serbio se situó 4-1 arriba en el primer set, con dos quiebres en su canasta.

El austríaco logró igualar 4-4 ese segmento inaugural, aunque cometió una doble falta en el décimo juego que resultó fatal para sus aspiraciones. Entonces, Djokovic se adelantó 6-4 en el tanteador.

En el segundo y tercer capítulo, Thiem tomó las riendas del encuentro, con su amplitud y variedad de golpes que generaron contrariedades en un Djokovic, que empezó a sentirse incómodo. Y además, el serbio se desenfocó con sendas discusiones que mantuvo con el árbitro de silla.

El austríaco tomó nota de esas ‘licencias’ del serbio y se quedó con el segundo set por 6-4. Y luego aprovechó una ‘racha’ de dos quiebres de saque consecutivos para situarse 3-0 arriba en el comienzo de la tercera manga. Finalmente, Thiem se adelantó en el tanteador, al ganar ese capítulo por 6-2.

Djokovic se quedó por octava vez con la copa de Melbourne.

Acorralado y con poco margen para el error, el serbio asumió una postura más audaz, tratando de jugar más a los flejes, moviendo a su adversario. La apuesta le resultó al balcánico, que se llevó el cuarto set, por 6-3.

En el último set, Djokovic supo administrar hasta el cierre una ventaja 3-1 que logró, quebrándole el servicio al austríaco.

No sin alguna zozobra, el serbio consiguió sobrellevar los embates de Thiem y festejó su octavo título sobre la superficie dura de Melbourne. Además, Djokovic es el único tenista que se mantiene invicto en lo que va de la temporada 2020.

Deja un comentario