Historia

Vida y obra de la heroína cubana Vilma Espín

De la heroica guerrillera Vilma Espín Guillois (1930-2007) se rinde homenaje siempre a su obra de emancipación y elevación cultural, política y social de la mujer cubana y a la defensa y desarrollo integral de la niñez.


Ingeniera química, recién graduada, entregó su juventud y entusiasmo al cumplimiento de importantes y riesgosas misiones en la lucha clandestina.

En julio de 1958 se incorporó al Ejército Rebelde en el II Frente Oriental Frank País, fundado en marzo de ese año por el entonces comandante Raúl Castro Ruz.

Al triunfo de la Revolución, en enero de 1959, asumió también un papel protagónico en la sociedad; el 23 de agosto de 1960 fundó la Federación de Mujeres Cubanas, la cual presidió hasta su fallecimiento en La Habana, el 18 de junio del 2007.

Se le considera la eterna Presidenta de la FMC, organización que arribará el próximo año a su 60 aniversario, dedicada como en los tiempos de su fundadora, al pleno disfrute de los derechos de las cubanas, incluido su protagonismo social.

Además de luchadora clandestina y guerrillera, se dedicó la mayor parte de su vida a la emancipación de la mujer y a la defensa y desarrollo integral de la niñez.

Madre de cuatro hijos, el 26 de enero de 1959 contrajo matrimonio con su compañero de luchas Raúl Castro Ruz.

‎MEMORIA Y PRESENCIA

Hija de José Espín y Margarita Guillois, Vilma Lucila nació el 7 de abril de 1930, en la ciudad de Santiago de Cuba, donde cursó estudios desde la primaria; también aprendió canto, ballet y fue la capitana del equipo de voleibol de la Universidad de Oriente.

Fue una destacada luchadora revolucionaria contra la dictadura de Fulgencio Batista, y estuvo vinculada a las actividades conspirativas del joven dirigente santiaguero Frank País García (1934-1957), desde antes de integrarse ambos al Movimiento 26 de Julio.

Bajo las órdenes de Frank, combatió en el alzamiento de Santiago de Cuba, el 30 de noviembre de 1956.

Por las calles santiagueras marchó muchas veces en manifestaciones de la Federación Estudiantil Universitaria Oriental (FEUO), a la que pertenecía; protestó contra la soldadesca batistiana junto con las madres enlutadas y dirigió importantes acciones de la lucha clandestina.

Varias veces subió a la Sierra Maestra, integró la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) y era coordinadora de la antigua provincia de Oriente cuando el asesinato de Frank País.

Presidió desde su creación la Comisión Nacional de Prevención y Atención Social, y la Comisión de la Niñez, la Juventud y la igualdad de derechos de la Mujer, de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del Consejo de Estado.

Por acuerdo de este último, el 2 de diciembre de 2001, recibió el Título de Heroína de la República de Cuba y la Orden Playa Girón.

El líder histórico de la Revolución cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro, escribió el 20 de junio de 2007:

‘El ejemplo de Vilma es hoy más necesario que nunca. Consagró toda su vida a luchar por la mujer cuando en Cuba la mayoría de ellas era discriminada como ser humano al igual que en el resto del mundo, con honrosas excepciones revolucionarias.’

Con la belleza y alegría siempre en su rostro, su dulzura y gran sensibilidad humana, Vilma es de esas cubanas de grandes méritos revolucionarios y políticos; usó, en la clandestinidad los seudónimos Alicia, Mónica y Deborah; en la Sierra, Mariela.

A dos de sus hijas las llamó Deborah y Mariela.

Sus restos reposan en el Mausoleo del II Frente Oriental Frank País, en las estribaciones de la montaña de Mícara, construido en honor a los combatientes fallecidos de esa fuerza del Ejército Rebelde.

Por Marta Denis Valle*

* La autora es historiadora, periodista y colaboradora de Prensa Latina

Noticias relacionadas

Deja un comentario