Ciencia y Tecnología

Un exoplaneta y una estrella anfitriona fueron bautizados con un nombre en una lengua originaria chaqueña

La propuesta surgió de la comunidad moqoit. El nombre elegido por votación fue Nosaxa Nagaya, que significa primavera y hermano.

En el marco de las conmemoraciones del centenario de la Unión Astronómica Internacional (IAU), a más de 110 conjuntos de exoplanetas y estrellas anfitrionas –objetos astronómicos que sólo son visibles con un telescopio- se le asignaron nuevos nombres. La convocatoria se extendió a más de 110 países en los que se propusieron listas de nombres que fueron sometidos a votación. Entre esos nombres, para el exoplaneta que se denominaba hasta ahora HD 48265b resultó ganadora una propuesta de una comunidad aborigen del Chaco, los moqoit.

Los moqoit son un pueblo originario de la región chaqueña, cuya lengua está emparentada con el qom y el pilagá. Son más de 18 mil personas que viven en Chaco, Santa Fe, Corrientes y Buenos Aires. Para la estrella, el nombre elegido por los miembros de la comunidad fue Nosaxa, que designa en moqoit a la primavera, entendida como un tiempo crucial, ligado a la renovación del ciclo anual. Para el planeta que la orbita, Naqaya, hermano, la forma en que los moqoit designan al otro humano entendido como familia. La propuesta de esta comunidad tiene que ver con que 2019 fue nombrado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas. Por eso, se alentó a los hablantes de lenguas indígenas a proponer nombres de esas lenguas a los exoplanetas.

Abel Salteño en un encuentro sobre cosmovisión Moqoit. Comunidad de San Lorenzo, Chaco. Foto: gentileza investigador Alejandro López.

Cabe destacar que para los moqoit el cosmos esta modelado por las diversas sociedades humanas y no humanas que lo habitan, cuyos vínculos están regulados por el poder. Los seres con más poder tienen una mayor diversidad de cuerpos, pueden recorrer más libremente el cosmos y tienen acceso a mayores recursos. Los humanos necesitan establecer vínculos con esos seres para hacer posible la vida. En especial el cielo es visto como un espacio particularmente potente y fecundo. Ligado a lo femenino, del cielo depende la abundancia en la tierra. Por eso se le presta mucha atención y sus ritmos se asocian a los de las plantas, los animales y el clima. Eso llevó a que los moqoit tengan un detallado conocimiento del cielo y los astros.

Otros nombres sometidos por votación y elegidos para otros exoplanetas y estrellas fueron: los nombres de perros mitológicos (Bran, Tuiren) de la leyenda irlandesa El nacimiento de Bran, para el planeta HAT-P-36b; los nombres de ciudades antiguas y áreas protegidas en el sur de Jordania, para el exoplaneta WASP-80b; los nombres de las piedras preciosas en idioma malayo, para el exoplaneta HD 20868; los nombres de ríos prominentes de Burkina Faso para el planeta HD 30856 b (Nakambé) y su estrella HD 30856 (Mouhoun).

  • EL ESLABÓN CLAVE DETRÁS DEL NOMBRE

Es la primera vez que ocurre que desde nuestro país se proponga a nivel internacional un nombre para un objeto astronómico que no solo sea en la lengua de un pueblo originario, sino que haya surgido de un trabajo realizado con la propia comunidad de hablantes. Para lograrlo se trabajó especialmente para favorecer que miembros de comunidades de los pueblos originarios de nuestro país propusieran nombres que les parecieran significativos.

Encuentro en la Comunidad El Pastoril: Martín Manito, nieto del Cacique Mañitolec, Vicente Solís,su hijo Nelson Manito y Abel Salteño. Foto: gentileza Abel Salteño

Para hacerlo, fue decisivo que en las últimas décadas un número creciente de moqoit se hayan formado como maestros interculturales bilingües. Estos maestros constituyen un importante eslabón entre los jóvenes, el conocimiento de los ancianos moqoit y el de la sociedad no aborigen. En la comunidad “El Pastoril”, una de las más importantes comunidades moqoit de la provincia de Chaco, funciona un secundario con albergue para estudiantes y la primera carrera terciaria bilingüe e intercultural moqoit, una institución de gestión comunitaria. En ese contexto jóvenes maestros como Abel Salteño reflexionan sobre el pasado, el presente y el futuro.

Abel es moqoit y vive en la Comunidad “El Pastoril”, Chaco. Fue quien propuso los nombres para la estrella y el exoplaneta. Es Profesor Bilingüe Intercultural. Trabaja en el Centro de Estudio Superior Bilingüe Intercultural Moqoit (CESBIM) de su comunidad, y en terciarios de la ciudad de Villa Ángela y Coronel Du Graty. Es profesor de Cultura y Lenguas Originarias y Cosmovisión entre otras materias, en Profesorados Bilingües y no Bilingües.

UNIÓN ASTRONÓMICA INTERNACIONAL

La IAU es la organización astronómica internacional que reúne a más de 13 500 astrónomos profesionales de más de 100 países de todo el mundo. El proyecto de renombrar exoplanetas se llama “IAU100-NombraExoMundos” y fue concebido para crear conciencia sobre el lugar de los seres humanos en el Universo y para reflexionar sobre cómo la Tierra podría ser percibida por una civilización en otro planeta. Como la IAU es la autoridad responsable de asignar designaciones y nombres oficiales a los cuerpos celestes, las celebraciones de la IAU100 en 2019 se utilizaron como una ocasión especial para ofrecer a cada país la oportunidad de nombrar un sistema planetario, que comprende un exoplaneta y su estrella anfitriona. “Mientras que los astrónomos catalogan sus nuevos descubrimientos utilizando designaciones similares a números de teléfono, ha habido un creciente interés entre los astrónomos y el público por igual en asignar también nombres propios, como se hace para los cuerpos del Sistema Solar”, explicaron desde la organización.

Deja un comentario