Destacada Sociedad

Forster habla sobre su libro: «La sociedad invernadero es una metáfora de la desigualdad»

Así lo manifestó el filósofo Ricardo Forster, sobre su reciente libro, La sociedad invernadero, en el que hace un recorrido sobre temas como el neofascismo, la fábrica de subjetividades que produce el neoliberalismo y la encrucijada en la que se encuentran los gobiernos populares, entre fomentar el consumo y construir un proyecto solidario y emancipador.


En un diálogo con La Verdad No se Mancha, Forster explicó que el título del libro «es una metáfora de la desigualdad que produce el capitalismo, en la que el grueso de la humanidad está fuera del invernadero y en donde algunas luchan desesperadamente por entrar, mientras que otros jamás van a poder hacer».

Sobre lo específico del concepto de posverdad, manifestó que hubo una manipulación y una generalización vaga del concepto, y que frente a esto es necesario volver a hablar de las condiciones reales de existencia, la materialidad de la vida y la diferencia entre lo virtual y lo fáctico.

«Si bien la verdad no es absoluta, es posible y necesario dar cuenta de aquello que está aconteciendo. Porque si no pareciera que fuera una serie de Netflix: seguimos dentro de una narrativa y lo único que somos es actores de una ficción», dijo.

A su vez, sostuvo que las redes sociales en el fondo son también «lugares de vigilancia, de control, de domesticación y de apropiación de las intimidades».

Por otro lado, el filósofo hizo una reflexión acerca de cómo el capitalismo, a lo largo de la historia, fue capaz de apropiarse de instrumentos, categorías y prácticas de sus adversarios.

En ese sentido, destacó la capacidad que tiene de reconvertir ciertos conceptos y de imponer una forma de interpretar el mundo: «Gente que trabaja pero que parece que no trabaja, que establece una relación entre su trabajo y su tiempo libre, en donde el ocio es un ocio ‘creativo’, y que todo eso está en el discurso del emprendedor y de la meritocracia».

Discurso que, según Forster, primó en los primeros años del macrismo: «Esta idea de nueva derecho más bien cool, pseudo progresista, con una mirada zen del mundo y con una manera de atravesar la vida vinculada a los ejercicios de la meditación. Todo eso pareciera que mostraba una especie de capitalismo descontracturado». 

Por último, se detuvo en pensar la encrucijada en la que se va a encontrar un futuro gobierno popular para salir de la crisis actual, que se centra entre la tensión de fomentar el consumo y, al mismo tiempo, construir un proyecto solidario y emancipador.

«Queda claro que el ciudadano consumidor si algo no es, es que no es solidario, que no piensa en lo común, en lo compartido y en lo público, sino que es alguien ganado por la lógica, la estética y la ética de la mercancía, que es una estética y ética del hiperindividualismo y del goce ya», completó.


Fuente: La Verdad No Se Mancha – FM La Patriada

Noticias relacionadas

El Banco Central ya anunció restricciones a la compra de dólares

Editora

Una oferta laboral para la temporada logró una fila de más de dos cuadras en Mar del Plata

Editora

¿Por qué los ecuatorianos mantienen protestas contra el Gobierno pese al fin del paro de transportistas?

Editora

Deja un comentario