Destacada Política

“El capitalismo actual se ha apropiado de la vida”, dijo Jorge Alemán

El psicoanalista y escritor Jorge Alemán conversó acerca del capitalismo, la emancipación, el feminismo y la revolución, entre otros temas “Las reivindicaciones de la izquierda son anacrónicas porque no está bien caracterizado el capitalismo”, afirmó.


¿Cuál sería tu reflexión acerca de esta etapa nueva del capitalismo que es el neoliberalismo?

“Lo que se llama neoliberalismo no es más que un nuevo modelo de concentración del capitalismo. Reúne características que, en principio hacen, un gran obstaculo a las lógicas colectivas y empancipatorias. Se ha borrado la posibilidad de que exista un sujeto histórico emancipatorio como lo fue la clase obrera en los años del capitalismo industrial. También tienden a la deshistorización, a que cada vez hayan más subjetividades en donde no valgan nada los legados históricos, donde no haya ningún trazado histórico que comprometa al sujeto. A su vez estas nuevas formas del capitalismo se reproducen ilimitadamente en todos lados y capturan la vida. No tenemos más remedio que vivir en el interior del capitalismo“, aseguró en diálogo con el programa de Voces y Contexto.

“Para la izquierda y para los movimientos nacionales y populares de vocación transformadora se abren todo tipo de debates y cuestiones acerca de cómo articular y reinventar un nuevo proyecto emancipatorio“.

“El oprimido vota con la lógica del amo por la culpa, es decir, es un modelo de dominación que le exige a los sujetos estar por encima de sus posibilidades y cuando no lo están es culpa de ellos. Han tratado de romper todo tipo de contrato civil. Al pedirle a los sujetos que cada vez tengan más valor como mercancía, nadie da la talla y el sujeto se tiene que hacer cargo de ese no dar la talla y, por lo tanto, está siempre sintiéndose que ha fracasado”.

“Cuando está toda la estructura hecha para que ningún proyecto sea sostenible, eso es como un bloqueo. Luego está el otro aspecto que hay que redefinir: la noción de interés. Porque muchas veces la gente vota por sus intereses pero sus intereses no están relacionados con el bien. Los intereses están más bien relacionados con hacerse daño a sí mismo con tal de que se abra la posibilidad de destruir a los otros”, concluyó Alemán.

¿Cómo ves vos el status quo de las izquierdas?

“Algunas se pueden vincular de cierta melancolía en donde esto que estamos despidiendo ha llevado a la sensación de que no se puede hacer nada. Creo que los movimientos nacionales y populares en América Latina tienen más consistencia, más legado y más herencia simbólica que las izquierdas europeas”, sostuvo el psicoanalista.

Emancipación

“Creo que lo que denominamos democracia ha suprimido todo lo referido a la justicia y a las soberanías populares y ha quedado nada más que con los supuestos derechos individuales, y no hay democracia si no hay una apertura también a la cuestión de la soberanía popular y a la cuestión de la soberanía social“, afirmó el escritor.

“En ese aspecto me parece que a diferencia de la revolución, que era un proceso histórico que inevitablemente se iba a cumplir, la emancipación es algo que va y viene: es más contingente, son momentos. Son superficies donde se instalan ciertas prácticas emancipatorias y son, sobre todo, un campo de insistencia y me parece que ahí sí los movimientos nacionales y populares, por ejemplo en Argentina, dan la posibilidad de este tipo de prácticas“.

“Las reivindicaciones de la izquierda son anacrónicas porque no está bien caracterizado el capitalismo. El capitalismo actual se ha apropiado de la vida, no hay una figura de la desconexión, no es que el proletariado puede desconectar el capitalismo. La construcción política que sirve a la posibilidad de transformar el capitalismo está todavía por inventarse”.

¿Cuál es tu visión de esta ola feminista que recorre el mundo y especialmente se manifiesta en Argentina de una manera más contundente?

“Para mí es clave porque es una manera de reintroducir dentro de la política temas que merecían hace rato estar dentro de la política: el amor, el deseo, la diferencia, el goce. El asunto es que eso no quede clausurado sólo a una cuestión identitaria, si no que eso subvierta a las otras identidades”.


Pasó en Caput #Voces y Contexto

Noticias relacionadas

Deja un comentario