Destacada Política

Bolivia aceptó un perito para investigar el caso de Sebastián Moro

El 10 de noviembre de 2019, el periodista fue hallado seminconsciente en su domicilio en La Paz. La familia, desde el primer momento, creyó que era imposible que un ACV le produjera las otras lesiones que se encontraron en su cuerpo.

POR JAVIER PEVERELLI

 

representación legal de la familia de Sebastián Moro, el periodista presuntamente asesinado en Bolivia durante el golpe de Estado contra Evo Morales, celebró que el Ministerio Público de ese país haya aceptado la participación de un perito argentino en la causa, lo que pareciera darle «un impulso» a una investigación que lleva tres años sin novedades significativas.

«El Ministerio Público en Bolivia nos aceptó la presentación del perito argentino Guillermo Martínez Agüero. Se trata de una persona seria, responsable y de mucho conocimiento en esta clase de asuntos», le confió a Télam la abogada Mary Carrasco, quien patrocina a la familia de Sebastián Moro en Bolivia.

El 10 de noviembre de 2019 el periodista fue hallado seminconsciente en su domicilio en La Paz, la capital del estado Plurinacional, donde por entonces se vivían horas de tensión y violencia, en medio de una asonada contra el gobierno de Morales, cuyos simpatizantes eran atacados por grupos parapoliciales.

La versión oficial que en esos conflictivos días se estableció que la muerte del periodista oriundo de la provincia de Mendoza se debió a un accidente cerebro vascular (ACV). A los 40 años, y tras pasar una semana en coma, Moro murió el 16 de noviembre en una clínica de la capital boliviana.

La familia, desde el primer momento, creyó que era imposible que un ACV le produjera las otras lesiones que se encontraron en su cuerpo.

Sebastián presentaba al momento de su internación golpes y moretones, que un médico externo asoció con señales de torturas, algo que el perito desinado por la familia se encargará de establecer.

«La más importante es determinar si se trató de una muerte natural o un hecho criminal. Por supuesto que nosotros decimos que se trató de un asesinato, por todas las circunstancias que rodearon su muerte. Pero para eso necesitamos haya un análisis científico», explicó la abogada boliviana.

Sebastián fue hallado tendido en su cama por un amigo suyo que concurrió a su domicilio por pedido de la familia del periodista, y que al llegar encontró la puerta de la vivienda abierta.

Ese mimo día, el diario Página/12 publicaba la que sería la última nota del periodista, titulada «Un golpe de estado en marcha en Bolivia».

En esa crónica Moro relataba la antesala de un levantamiento de la Policía y el Ejército, cuyo punto culminante sería la renuncia de Morales, quien debió dejar su cargo ante la exigencia del jefe del Ejército, el general Williams Kaliman.

En ese contexto, grupos de choque promovidos por los denominados comités cívicos atacaban a los simpatizantes del Movimiento al Socialismo (MAS), y el director de la radio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), José Aramayo, era golpeado y amarrado a un árbol, en un hecho perpetrado el 9 de noviembre.

Moro trabajaba en esa emisora, y antes de ser hostigado por este grupo violento, Aramayo le había aconsejado al periodista argentino que no concurriera a la emisora porque podía ser objeto de una agresión por parte de exaltados que dirigían su furia contra todo lo que identificaban con el gobierno de Morales.

«Si podemos obtener el perfil de su agresor o sus agresores, esos serán puntos de pericia que van a dar mayores luces a la investigación», resaltó Carrasco.

Mientras atravesaba sus últimas horas de vida en la clínica de La Paz, se produjeron las denominadas masacres de Sacaba y Senkata, dos localidades donde integrantes de las FFAA de Bolivia y de las fuerzas de seguridad -ya con Jeanine Áñez al mando del Ejecutivo-, dispararon indiscriminadamente contra manifestantes, lo que dejó un saldo de 27 muertos y cientos de personas heridas.

«En el momento en que tengamos el informe del perito será un momento muy importante», añadió la abogada sobre la causa judicial, a cargo del fiscal Edwin Sarmiento y que se tramita en el Juzgado número 10 de Instrucción Cautelar en lo Penal de La Paz.

Por su parte, la abogada que representa a la familia Moro en Argentina, Viviana Beigel, señaló que «en Mendoza se solicitó una pericia a un organismo que depende del Cuerpo Médico Forense para determinar las causas del fallecimiento» de Sebastián.

«Todavía estamos en el terreno de investigación de determinación de causas de muerte para poder avanzar», indicó Beigel.

Campaña internacional «Justicia por Sebastián Moro»

Moro trabajaba en Radio Nacional Mendoza y durante años se especializó en coberturas de casos de lesa humanidad, pero con la llegada del gobierno de Cambiemos, una nueva administración se hizo cargo de la emisora y el tema dejó de tener interés editorial.

Ante este panorama, Moro dejó su puesto en Radio Nacional y en 2018 se trasladó a Bolivia con el propósito de encarar una nueva tarea periodística en el Estado Plurinacional gobernado por Evo Morales.

Cada 16 de noviembre, la familia del periodista recibe cientos de mensajes desde distintas partes del mundo que llegan a Mendoza, la ciudad donde nacieron Sebastián y sus hermanas Penélope y Melody.

«Hubo muchas expresiones de las distintas organizaciones que forman parte de la campaña internacional Justicia por Sebastián Moro. Desde Bolivia, Europa y México y de distintas organizaciones de derechos humanos de Argentina», remarcó Penélope en diálogo con Télam.

Hace poco más de un año, la familia lanzó una campaña internacional para pedir justicia que cuenta con la adhesión de distintos gremios y organizaciones, entre ellas Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), e HIJOS Capital, entre otros.

En ese sentido, Penélope indicó que recibieron «muchos mensajes» de distintos sindicatos como el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), Asociación de Trabajadores de Radio Nacional (Atrana) y Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y de la agrupación feminista Abya Yala.

«Sebastián Moro, el caminante», la historia del periodista presuntamente asesinado en Bolivia

«Sebastián Moro, el caminante» es un filme de María Laura Cali que reconstruye los últimos días de vida de un periodista de 40 años que consideraba a su profesión «una herramienta de transformación social» y que fue hallado muerto en Bolivia cuando se consumaba el golpe de Estado que en 2019 derrocó al entonces presidente Evo Morales.

«Luchaba por sus ideales. Estaba comprometido con ejercer el periodismo desde su verdad. Creía la profesión era una herramienta de transformación social, como lo es el arte, el teatro y el cine», expresó a Télam la directora del documental que el vienes pasado se proyecto en la sede de la Universidad Nacional de Cuyo, en Mendoza, durante una función especial en conmemoración del tercer aniversario de la muerte de Moro.

A los seis días de haber sido encontrado seminconsciente en su casa, el periodista mendocino falleció en una clínica de La Paz, el 16 de noviembre de 2019.

En la capital de Bolivia, Sebastián trabajaba en una radio y además colaboraba con el diario Página/12 para el cual cubrió las alternativas del golpe que derrocó a Morales.

«Sebastián puede ser cualquiera, hay muchos como él que a lo largo de la historia han perdido sus vidas en busca de sus ideales. Eso es lo que quise contar con ‘esta película», agregó Cali.

La directora del documental conoció al periodista durante la producción de su anterior película llamada «Los Ñoquis», en la que relata «los despidos que se produjeron durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri», una situación que ambos padecieron en carne propia.

«Sebastián había sufrido en Radio Nacional de Mendoza, lo mismo que tuve que padecer en el Ministerio de Cultura pero en Radio Nacional de Mendoza. Todas las coberturas que él realizaba minuciosamente de los juicios de lesa humanidad fueron eliminadas», detalló Cali.

Luego de despidos «muy desprolijos» y otras situaciones que se dieron en Radio Nacional, Moro «se sintió muy humillado».

Decidió renunciar a la emisora y «autoexiliarse» en 2018 a Bolivia, donde trabajó en los medios de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos (Csutcb), el periódico Prensa Rural y en Radio Comunidad.

«Cuando me entero de que Sebastián había amanecido desvanecido con golpes en su cuerpo y que días después murió en un hospital me conmocioné muchísimo», explicó la directora de una película que está narrada con audios y mensajes que el propio Moro le enviaba a su familia.

Para Cali, la historia de Moro «es una tragedia» en la que es el propio periodista «no imaginó» que podía ser víctima de un golpe que estaba cubriendo.

«La idea es dejar testimonio. Ayudar a que la historia de Sebastián se visibilice y ayudar también a la causa judicial», resaltó la directora.

El documental, producido por Barakacine, Buda Casa Productora y la Fundación Grupo Ukamau -fundada por el director de cine boliviano Jorge Sanjinés-, se proyectará el próximo año por festivales internacionales, universidades y organismos de derechos humanos.

Noticias relacionadas

Ariel Basteiro, embajador en Bolivia: «La Justicia argentina busca encubrir al Gobierno de Macri»

Editora

Bretel: “Camacho es uno de los autores intelectuales y materiales del golpe de Estado”

Editora

Gerardo Morales defendió a uno de los autores del golpe de Estado en Bolivia

Editora

Deja un comentario