Image default
Destacada Sociedad

Abuelas de Plaza de Mayo anunció la restitución de la nieta 129

Es hija de Norma Síntora, desaparecida desde mayo de 1977, y de Carlos Alberto Solsona, quien compartió su emoción en conferencia de prensa: “Nadie sabe todas las noches que soñé con este momento”.


En conferencia de prensa, Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron el encuentro de la nieta 129.

La nueva restitución se trata de la hija de Carlos Alberto Solsona y Norma Síntora, desaparecida desde mayo de 1977.

Durante la presentación participaron su papá, Carlos, su hermano Marcos y su tío José.

“A los nietos y nietas las numeramos para darnos fuerzas en esta búsqueda. La nieta 129 podrá conocer a su padre, que lo tengo acá a mi derecha, a sus hermanos, uno que está acá a mi izquierda, y a su tío”, enfatizó la titular de Abuelas, Estela de Carlotto.

Acto seguido, recordó cómo fueron los hechos previos a la desaparición de su madre: “Sus padres militaron en el Partido Revolucionario de los Trabajadores y el Ejército Revolunario del Pueblo (PRT-ERP). La pareja empezó a pensar en el exilio en 1976 por la feroz represión, pero Norma fue secuestrada el 21 de mayo de 1977 en Moreno con una pareja amiga. Los tres continúan desaparecidos. Carlos Alberto estaba fuera del país. La idea era rencontrarse en España”.

Según relató Estela de Carlotto, el equipo de aproximación de Abuelas “contactó en 2013 a la presunta nieta para restablecer los puentes con su familia”, y continuó: “El juez federal Sergio Torres tomó la causa. La mujer se presentó hace dos semanas ante la Justicia y se realizó voluntariamente el análisis. El resultado arrojó que es hija de Norma y Carlos Alberto. Ahora su familia la espera para abrazarla luego de 42 años. Pedimos que se respete su privacidad. Ayudemos a reparar las heridas que nos dejó la dictadura”.

Con profunda emoción al hacer uso de la palabra, su padre expresó: “Nadie sabe todas las noches que soñé con que llegara este momento más allá de que tuvo un mecanismo de autoprotección por si se acababa el tiempo”.

Y concluyó: “La empecé a buscar cuando tenía 30 y ahora tengo 70 años. La ‘mochila’ cada vez pesaba más, pero nunca nos la sacamos. La buscamos en todos lados que hubiera una pista”.

Fuente: ANDigital

Noticias relacionadas

Deja un comentario