El objetivo que persigue esta delegación es la de poder realizar un detallado informe sobre la situación política y social que vive Bolivia tras el golpe que obligó al presidente Evo Morales y su vicepresidente, Alvaro Garcí Lineras, exiliarse en México.