Destacada Internacional

Al menos 44 muertos, inundaciones peligrosas y destrucción de casas en Estados Unidos

La Guardia Costera ya rescató a 325 personas y más de 100 mascotas. Los cortes de energía y de del servicio de telefonía móvil complican las tareas. Es una de las tormentas más fuertes que han golpeado al territorio estadounidense.

El número de muertos por el huracán Ian aumentó a 44, ubicándose como una de las tormentas más fuertes y costosas que jamás golpearon a los Estados Unidos.

Ian empujaba con fuertes vientos y lluvias hacia el norte, hasta llegar a Carolina del Sur, y ya degradada a ciclón post tropical con vientos máximos sostenidos de 21 kilómetros por hora, señaló la agencia de noticias ANSA.

A su paso dejó al menos 44 muertos, inundaciones peligrosas, cortes de energía y destrucción masiva en centenares de casas, según la agencia AFP.

Ian, que impactó Florida a través de la costa oeste el miércoles con vientos de 240 kilómetros por hora, fue degradado a un ciclón post tropical después de marchar a través de Carolina del Sur y se esperaba que se debilitara aún más a medida que se traslade más tarde al centro-sur de Virginia.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) confirmó que Ian mantiene vientos sostenidos de 21 kilómetros por hora, y advirtió de posibles inundaciones repentinas tanto en áreas urbanas como rurales a través del centro de los Apalaches y la región sur del Atlántico Medio.

Las 38 muertes confirmadas relacionadas con la tormenta se registraron en Florida, según un recuento de funcionarios estatales, citadas por NBC News.

Y con los esfuerzos de rescate en curso y el agua de la inundación retrocediendo en lugares llenos de casas destrozadas, los funcionarios locales advirtieron que el número de muertos aún podría aumentar.

«Desde que comenzó esta operación para nosotros, solo unas horas después que la tormenta tocó tierra, hemos podido rescatar a 325 personas y más de 100 mascotas», afirmó el administrador de rescate Brendan McPherson a Today Show el sábado por la mañana.

McPherson, que comanda la Guardia Costera en Florida, Georgia, Carolina del Sur, Puerto Rico y las Islas Vírgenes, dijo que los cortes de energía estaban complicando los esfuerzos de rescate.

Añadió que centenares de personas en las comunidades afectadas están sin servicio de telefonía móvil o electricidad y quedaron aisladas temporalmente del resto del mundo.

«Es uno de los mayores desafíos», dijo y acotó que «inmediatamente después de esta tormenta tuvimos que buscar aéreos para buscar personas que necesitaban ayuda».

En Florida, casi 1,3 millones de hogares y negocios todavía estaban sin electricidad a primera hora del sábado, tres días después de que Ian llegara al estado.

En Fort Myers, que al principio se llevó la peor parte de Ian, los residentes siguen con el agua hasta las rodillas y usaron canoas y balsas para salvar sus posesiones.

Estado de emergencia

El presidente Joe Biden declaró este sábado la emergencia en Carolina del Norte y ordenó asistencia para ayudar con la respuesta al estado después de la tormenta.

«La acción del Presidente autoriza al Departamento de Seguridad Nacional, Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), a coordinar todos los esfuerzos de socorro en casos de desastre, con el propósito de aliviar las dificultades y el sufrimiento causados por la emergencia», dijo la Casa Blanca en un comunicado publicado a primera hora del sábado.

FEMA está autorizada a identificar, movilizar y proporcionar equipos y recursos para ayudar a los esfuerzos de recuperación sobre el terreno.

«Deanne Criswell, Administradora de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), y el Departamento de Seguridad Nacional, nombraron a John F. Boyle como el Oficial de Coordinación Federal para las operaciones federales de recuperación en las áreas afectadas», precisó la Casa Blanca.

Noticias relacionadas

Ucrania está acabando con el arsenal de armas estadounidense

Editora

185 países exigen a EE.UU poner fin al bloqueo contra Cuba, solo dos en contra

Editora

Inundaciones dejan más de 2,8 millones de afectados en Nigeria

Editora

Deja un comentario