Destacada Sociedad

En medio de la pademia de coronavirus, Gerardo Morales echó de Jujuy a 61 extranjeros

El ómnibus partió de La Quiaca y fue detenido en Capital Federal. Con 61 personas a bordo, la mayoría de otros países, tenían un permiso de circulación otorgado por el gobernador. Los pasajeros lo acusaron de tenderles una trampa. Por si fuera poco, uno de ellos tenía fiebre.


61 pasajeros oriundos todos de países latinoamericanos fueron subidos a un mismo micro. Para entonces, tres organizaciones (Andhes, Cels y Caref) habían presentado un habeas corpus en nombre de 40 de ellos, que no tenían voluntad de irse, donde plantean su posible privación ilegal de la libertad y que se los expuso a trasladarse en medio de la emergencia sanitaria.

La Policía de la Ciudad detuvo este jueves a la altura del cruce entre la Avenida General Paz y Zapiola, a un micro de larga distancia en el que viajaban más de 60 pasajeros, provenientes de La Quiaca, Jujuy, la mayoría de ellos ciudadanos extranjeros.

El micro de la empresa Balut circulaba con 61 pasajeros a bordo: 22 eran colombianos, 21 venezolanos, tres peruanos, dos bolivianos y un brasileño, además de 12 argentinos con domicilios en la provincia de Buenos Aires. La mayoría se subió en La Quiaca, algunos hicieron lo propio en San Salvador de Jujuy.

De inmediato, una ambulancia del SAME se hizo presente en el lugar y corroboró que una de las pasajeras tenía fiebre, por lo que los restantes pasajeros fueron trasladados a distintos hoteles para cumplir con el aislamiento correspondiente, y luego la Justicia determinará sus destinos.

Pero el episodio no terminó allí. La polémica se generó a raíz del permiso que presentaba la unidad para circular en plena cuarentena y haber viajado desde el norte hasta Capital Federal, hecho que llamó poderosamente la atención de los agentes de seguridad.

Ante la consulta de los efectivos policiales, los choferes del micro presentaron un permiso que había sido concedido por el Gobierno de Jujuy. El documento estaba firmado por el secretario de Integración Regional y de Relaciones Internacionales de la provincia, Pablo Fernando Palomares, e informaba que “los 62 pasajeros están autorizados a realizar el viaje vía terrestre desde la ciudad de La Quiaca hasta la Ciudad de Buenos Aires”.

“Se deja constancia que todas las personas en el listado mencionado ha realizado la cuarentena correspondiente y cada uno de ellos dispone del certificado médico extendido por personal médico de la provincia de Jujuy en el que consta que se encuentra sintomática y con parámetros estables”, constataba el escrito.

El escándalo salpicó al gobernador Gerardo Morales, quien salió de inmediato en los medios de comunicación para querer lavar culpas y justifica su accionar, cuando los pasajeros lo acusaron de tenderles una trampa.

“No me saco extranjeros de encima, yo no los eché, no fui yo”, se excusó Morales, con extremo descaro, y la remató responsabilizando a los ciudadanos extranjeros: “Los colombianos querían estar en Buenos Aires”.

Fuente: ANDigital

Noticias relacionadas

Diputados del PJ de Jujuy quieren la intervención de la Justicia provincial

Editora

El audio que prueba que a Milagro Sala la metió presa Gerardo Morales

Editora

Denuncian que el Golpe de Estado a Evo se gestó con complicidad de Gerardo Morales

Editora

Deja un comentario