Destacada Internacional

«El Ejército me acaba de matar a mi mujer»: Un colombiano denuncia el homicidio de su pareja y graba el rostro de quien le disparó

El Comando Específico del Cauca emitió un comunicado para confirmar que el uniformado había sido puesto a disposición de las autoridades.


Un militar colombiano disparó y mató a una mujer en el departamento del Cauca y, minutos después, la pareja de la víctima grabó un video para registrar el rostro de los responsables del homicidio.

En la grabación, que se ha vuelto viral en las redes, se escucha el llanto y los gritos desesperados del marido de la víctima, que ha sido identificada como Juliana Giraldo, y que falleció tras recibir un impacto de fusil en el cráneo mientras se desplazaba en un auto por la vereda de Guatemala, que conduce al municipio Miranda de ese departamento.

«¡Me la mató! No tenemos drogas, no tenemos armas, no tenemos nada. Este ‘man’ me la mató, por favor, ayúdenme», grita Francisco, como ha sido identificado el hombre por un testigo, mientras trata de dejar el registro del presunto responsable de la muerte de su pareja.

«Me mataron a Juliana, ese ‘man’ le pegó un tiro en la cabeza. Dios mío, yo no hice nada, ayúdenme a buscar a la Policía», continúa Francisco mientras graba el interior del automóvil, donde yace Giraldo en el asiento del copiloto. En el video también se escucha la voz de un militar que le dice «se hubiera parado».

Al final del clip, en medio de lágrimas, Francisco vuelve a pedir auxilio: «Por favor, ayúdenme a hacer viral este video: el Ejército acaba de matar a mi mujer».

Respuesta del Ejército

Los medios han publicado un comunicado de prensa de la unidad militar orgánica de la Tercera División del Ejército Nacional, perteneciente al Comando Específico del Cauca, donde se reconoce que «según las primeras informaciones», hubo «una mujer resultante muerta a causa de un disparo por parte de un integrante de la Fuerza», que pertenecería al Batallón de Alta Montaña N ° 8 José María Vezga.

En el texto, que también fue reproducido por Semana, se informa que «se puso al tanto a autoridades» de manera inmediata para que determinaran «el tiempo, modo y lugar de lo ocurrido», y realizaron las pesquisas para establecer las responsabilidades del hecho.

Esta unidad militar, según se afirma, puso «a disposición el uniformado presuntamente involucrado en el lamentable acontecimiento» para «apoyar en el desarrollo de la investigación».

Por su parte, ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, lamentó lo sucedido y afirmó que «actuaciones de este tipo son contrarias a la política de defensa y seguridad del Gobierno del presidente Duque, así como a la doctrina, procedimientos y protocolos del Ejército nacional y no se toleran».

Holmes Trujillo, quien manifestó su «rechazo, consternación y dolor» por lo ocurrido, agregó que el comandante del Ejército corregirá «cualquier error que pudiera haberse presentado en las responsabilidades de mando y control». 

¿Qué pasó, según un testigo?

En otro video publicado en las redes sociales, uno de los cuatro ocupantes del vehículo donde yace Giraldo -que se identifica como Jorge- explica que en la mañana le había pedido a Francisco, su amigo, que lo acompañara a comprar unos repuestos para su camión.

Según el relato de Jorge, durante el trayecto fueron abordados de manera violenta por los uniformados. «Cuando íbamos a dar la vuelta, salieron del monte dos soldados corriendo hacia la vía. Decían ‘¡pare, gonorrea, pare!'».

Francisco preguntó a los uniformados la razón para tal orden y, mientras los militares repetían la voz de alto, «el soldado disparó tres veces con su fusil» y tuvieron que agacharse dentro del auto, relató el testigo. «Después le disparó a las llantas [neumáticos], luego comenzó a dispararle al carro y una bala me pasó por una oreja y le pegó a la muchacha que iba delante de mí», agregó.

«Éramos cuatro ocupantes en el carro, el hombre resteado nos apuntaba y cuando vio que no estábamos en nada dijo: ‘la cagué, la cagué'», aseguró el acompañante.

Este nuevo hecho de violencia, que salpica a los cuerpos de seguridad del Estado, ocurre días después de la muerte de 13 personas durante protestas duramente reprimidas por la Policía en Bogotá, en rechazo del brutal asesinato del taxista Javier Ordóñez, quien fue grabado mientras dos policías lo mantenían neutralizado en el piso y le daban descargas eléctricas.

Noticias relacionadas

¿Y si hablamos de los derechos humanos en Colombia?

Editora

Matan en el sur de Colombia al líder campesino Eduardo Alarcón y aumenta a 1.040 la cifra de dirigentes asesinados desde 2016

Editora

Una mujer muere por rabia tras ser mordida por su gato en Colombia y declaran la alerta roja en varios municipios del país

Editora

Deja un comentario