Destacada Internacional

«Un logro genuino»: Periodista de The New York Times explica por qué decidió vacunarse con la Sputnik V

El reportero explica que muchas personas ya han sido vacunadas, por lo que cualquier posible efecto adverso ya habría salido a la luz, además de citar la disponibilidad del fármaco y los buenos resultados del ensayo.


Andrew E. Kramer, un reportero de The New York Times, ha relatado en un artículo para ese diario estadounidense cómo y por qué «dejó de lado» sus dudas y decidió vacunarse contra el coronavirus con el antídoto ruso Sputnik V, cuya primera dosis recibió el lunes pasado.

El periodista recuerda que «durante meses», muchos científicos occidentales cuestionaron la Sputnik V, en primer lugar, por su pronta aprobación y por una aparente ‘carrera de vacunas’ con fabricantes de otros países.

Sin embargo, cuando se completaron los ensayos de última etapa, el fármaco mostró una tasa de eficacia del 91,4 %, lo que sugiere que «ofrece 9 de cada 10 posibilidades de evitar el covid-19», enfatiza Kramer, quien destaca que incluso el escepticismo de los expertos occidentales se centró principalmente en la aprobación temprana, y no en el diseño de la vacuna, que es similar a la producida por la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

Otro argumento a favor que recoge el periodista es que Rusia ya ha vacunado a alrededor de un millón de sus propios ciudadanos y exportado la Sputnik V a Bielorrusia, Argentina y otros países, «lo que sugiere que cualquier efecto secundario nocivo que se haya pasado por alto durante los ensayos ya habría salido a la luz».

«Una práctica larga e ilustre»

El periodista destaca que «los resultados esencialmente buenos» del ensayo parecen ser «un logro genuino para los científicos rusos, que continúan con una práctica larga e ilustre de desarrollo de vacunas». En este sentido, recuerda que, en el período soviético, combatir las enfermedades infecciosas «era una prioridad de salud pública» en el país y exportar vacunas al mundo en desarrollo, «un elemento de la diplomacia de la Guerra Fría».

Finalmente, otra razón por la que Kramer decidió vacunarse «con un producto de la ingeniería genética rusa» es su disponibilidad, pues las clínicas rusas «no se han visto afectadas por las colas o los problemas logísticos reportados en los sitios de vacunación en EE.UU. y otros países», constata.

La campaña de vacunación en Rusia comenzó con trabajadores médicos y de la educación, y ahora está abierta a personas mayores de 60 años o con enfermedades subyacentes que las hacen vulnerables, además de las que trabajan en una lista «cada vez mayor» de profesiones consideradas de alto riesgo, incluidos los periodistas, explica el reportero, que indica que él incluso «tuvo la suerte» de evitar «algunos de los efectos secundarios comunes de la Sputnik V, como un dolor de cabeza intenso o fiebre».

Sputnik V

La Sputnik V, que recibe su nombre del primer satélite artificial, lanzado por la URSS en 1957, es la primera vacuna rusa contra el covid-19. Desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, fue registrada el pasado 11 de agosto.

La vacuna utiliza una tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad26 y Ad5 que se aplican en dos inyecciones. Esta solución no contiene adenovirus humanos vivos, sino vectores adenovirales, que no se multiplican y resultan completamente seguros para la salud. De hecho, el fármaco se basa en una plataforma de dos vectores ya existente con la que ya se crearon otras vacunas.

Según los resultados obtenidos durante la tercera fase de los ensayos clínicos del fármaco, la eficacia de la vacuna Sputnik V es del 91,4 %. El cálculo se basó en el análisis de datos de 22.714 voluntarios.

Noticias relacionadas

Llegaron al país en un vuelo de Aerolíneas las 300 mil unidades de la segunda dosis de la vacuna rusa

Editora

Vizzotti: «Se analiza diferir la aplicación de la segunda dosis para vacunar a más gente»

Editora

Recordando a Rodolfo Walsh, escritor, periodista y montonero

Editora

Deja un comentario