Destacada Política

Para Pisoni, la muerte de Hebe es «comparable con las de Néstor Kirchner y Diego Maradona»

Las cenizas de Hebe de Bonafini, última presidenta de Asociación Madres de Plaza de Mayo, fueron esparcidas en la Plaza de Mayo, en una multitudinaria y emotiva ceremonia de la que participaban dirigentes políticos, sociales y gremiales, además de referentes de la cultura.

Poco antes de las 15.30, la camioneta que habitualmente trasladaba a Hebe y al resto de las integrantes de la Asociación, ingresó a una Plaza de Mayo colmada de banderas y fotos de la referente de derechos humanos, donde fueron recibidas con aplausos y muestras de afecto por una multitud, entre las que se encontraba el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el dirigente de La Cámpora y ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia, Andrés «Cuervo» Larroque, entre otros dirigentes de distintos sectores.

Entre los presentes se alcanzó a ver a la cantante Teresa Parodi, el Padre Paco Olveira, del Grupo de Curas en Opción por los Pobres; el exministro de Economía, Amado Boudou, el gremialista Daniel Catalano (ATE-Capital), y al ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa.

El referente de agrupación HIJOS, Carlos Pisoni, afirmó que el fallecimiento de la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ocurrido el domingo pasado, es «comparable» con los del expresidente Néstor Kirchner y el futbolista Diego Armando Maradona, porque se trata de figuras que dejan «un legado irremplazable».

«Hebe es irremplazable; nos marca un camino. Podemos hablar de legados, pero no hay nadie que pueda continuarla. Es una gran personalidad. Nos va a costar mucho hacernos a la idea de que ya no la tenemos más. Su muerte es comparable con la de Néstor (Kirchner) y Diego (Maradona). Son ausencias que se sufren todos los días», señaló Pisoni en declaraciones a FM La Patriada.

“Si algo caracterizó a Hebe es que hizo propia la lucha de sus hijos. Era una figura disruptiva porque en plena dictadura y después en la democracia hacía lo que muchos no se atrevían”, apuntó.

Por otro lado, el referente de derechos humanos criticó a referentes de la oposición e indicó que «un integrante del Estado no puede negar la desaparición forzada de personas».

«Si un funcionario público lo hace, debería aplicarse la inhabilitación del cargo. Hay que poner límites, empezar a tener un debate. Los discursos negacioncitas y de odio son y fueron el germen del intento de magnicidio a (la vicepresidenta) Cristina (Fernández de Kirchner). Hubo un envalentonamiento y un sector de la sociedad que dice lo que quiere sin tapujos e incitan a la muerte», subrayó.

UN «LEGADO IMBORRABLE» EN LOS ARGENTINOS»

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación expresó que el fallecimiento de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, dejará un «vacío intransmisible» pero también un «legado imborrable» que no se quitará «jamás» de la memoria de los argentinos.

«Su muerte deja un vacío intransmisible, pero deja también un legado imborrable que se vislumbra en sus compañeras las madres, en los y las jóvenes que se inspiran en ellas para participar en proyectos colectivos emancipatorios», indicó la Secretaría en un comunicado difundido este jueves, titulado «Hasta siempre, querida Hebe».

«Su pensamiento y su obra no se van a borrar jamás de la memoria de los argentinos y las argentinas, un poco paridos y paridas por ella, ahora que, como escribieron sus compañeras al comunicar la tristísima noticia de su muerte, Hebe cambió de casa», señaló el organismo.

A comienzos de 1977, en pleno auge de la dictadura cívico militar, su hijo mayor Jorge Omar fue secuestrado y desaparecido en La Plata, y en diciembre corrió la misma suerte su otro hijo, Raúl.

El 30 de abril de ese mismo año, un grupo de mujeres encabezadas por Azucena Villaflor de Vicenti -entre las que estaba Hebe- se concentraron por primera vez en el centro de la Plaza de Mayo para reclamar la aparición con vida de sus hijos, reclamo que no dejaron de hacer.

«Madres paridas por sus hijos e hijas: la trayectoria de Hebe de Bonafini condensa esa idea, que ella misma acuñó alguna vez para definir el pasaje hacia la lucha política que implica la desaparición y el asesinato de un hijo o hija en manos del terrorismo de Estado», subrayó la Secretaría.

«Desde su rol de presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, remarcando siempre sus orígenes en el seno de una familia trabajadora, Hebe fue parida como militante y parió al mismo tiempo una concepción de la lucha por los derechos humanos particular: aquella que enlaza inexorablemente el reclamo de memoria, verdad y justicia con la resistencia al neoliberalismo en todas sus manifestaciones», se recordó.

En ese sentido, destacó que la histórica dirigente tuvo un «activismo político» que no sólo se expresaba «en las rondas de los jueves» alrededor de la pirámide de Plaza de Mayo sino también en distintas experiencias de lucha que la vincularon con «otros colectivos y generaciones».

«Quizás los ejemplos más vívidos de esta forma de concebir el mundo de Hebe se vean en las ocasiones en las que en carne propia sufrió la represión policial, al involucrarse en reclamos como las protestas estudiantiles en La Plata contra la reforma de la Ley de Educación Superior en 1996, cuando fue herida en la cabeza», recordó la Secretaría en el comunicado.

En esa línea, también mencionó la presencia de Bonafini «en la Plaza de Mayo durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, que mostraban el agotamiento del modelo neoliberal y dejaron decenas de muertos en todo el país, víctimas de la violencia institucional».

Noticias relacionadas

Lamadrid: “Hebe y Diego se caracterizaron por pelear contra las injusticias siempre desde la desventaja”

Editora

Ferrer: “Si Diego hubiese estado jugando o dirigiendo hubiese dado un mensaje de amor por Hebe”

Editora

Diputados repudiaron los «insultos» de Espert a Hebe de Bonafini

Editora

Deja un comentario