Destacada Política

Malena D Álessio, hija de un desaparecido, finalizó su testimonio con un rap

«Hasta los 16 años no pude hablar de mi papá. Luego pude abordarlo desde otros frentes de batalla, como el arte y la militancia, pero esta instancia de estar hablando en primera persona, contando mi historia, es emprender un viaje al corazón mismo del dolor», expresó la hija de José Luis «Bebe»D´Alessio. El tribunal juzga delitos cometidos contra más de 400 víctimas en excentros clandestinos.

Malena D Álessio, hija de un desaparecido e integrante del grupo musical de hip hop Actitud María Marta, relató este martes las circunstancias de su secuestro, junto a su padre en 1977, durante la última dictadura militar, y cerró su declaración con la canción rapera «Hijo de desaparecido», ante el tribunal federal de La Plata que juzga a 15 represores

«Hasta los 16 años no pude hablar de mi papá. Luego pude abordarlo desde otros frentes de batalla, como el arte y la militancia, pero esta instancia de estar hablando en primera persona, contando mi historia, es emprender un viaje al corazón mismo del dolor, al núcleo del trauma y es lo que más me cuesta. Espero poder articular palabra, les pido paciencia», dijo la hija de José Luis «Bebe»D´Alessio, al testimoniar hoy ante el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata.

El TOF 1, integrado por Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Ricardo Basilico, juzga desde octubre de 2020 a 15 represores -entre ellos el exmédico policial Jorge Antonio Berges y el exministro de Gobierno Jaime Lamont Smart- por delitos cometidos contra más de 400 víctimas en los excentros clandestinos conocidos como Pozo de Bánfield, Pozo de Quilmes y El Infierno, en Lanús, en la década del ´70.

El juicio analiza también lo ocurrido con 18 mujeres embarazadas que dieron a luz en cautiverio, hijos o hijas que aún no han sido recuperados, o que estuvieron detenidas en esos centros clandestinos de detención dependientes de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

«Crecí creyendo que a mi papá le habían pegado un tiro los militares, pero nunca ni remotamente concebía la posibilidad de que él pudiera haber sido torturado», dijo la mujer con voz quebrada y agregó: «Yo no sabía que la tortura estaba sistematizada y nunca me lo pude imaginar en relación a mi padre».

Malena, con lágrimas en los ojos, mostró unas fotos de su padre y otras donde ella era bebé y era abrazada y besada por «Bebe» D´Alessio y su mamá Elena.

Tras trazar un perfil de su padre, reconstruido por los relatos de sus compañeros de militancia en Montoneros, quienes lo definieron como alguien solidario, buen tipo, de decisiones firmes, corajudo, Malena explicó que a su padre en varias oportunidades le habían ofrecido irse del país y que él no quería porque «tenía militantes a cargo a quienes no podía abandonar».

Para enero de 1977 los padres de Malena estaban separados; la madre se había ido del país y ella había quedado con su padre, que no había dado el permiso para que la niña se fuera con su madre.

Además de D´Alessio, fueron secuestrados un tío de Malena; una secretaria de nacionalidad boliviana; y Florencia Bernales, una prima de Malena de 4 años y la propia niña, hoy testigo en el juicio.

«Cuando secuestran a mi papá lo llevan hasta la casa de sus padres, donde yo estaba. Él me vio, me tomó en brazos y me dio un beso, supongo que a modo de despedida. Mi abuela me contó que a ella apenas la miró», relató Malena D´Alessio.

La patota se llevó a toda la familia a un excentro clandestino, pero por la noche fueron liberadas los abuelos, la prima de Malena y ella; quedando allí Bebe, y Alfredo D´Alessio, hermano de José Luis, y Jorge, tío materno de Malena.

«A ellos los tenían esposados en un tubo y mi tío me dice que a mi papá lo tenían muy maltratados, lo habían golpeado mucho. Después supe que los trasladaron al Pozo de Quilmes y ahí pusieron a mi papá en otro calabozo, como castigado», detalló en un sollozo.

Mediante el pago de un rescate liberan a su tío Alfredo tras decirle que «a tu hermano no lo vas a ver más, no lo busques más y no preguntes por él».

Malena se exilió a Brasil junto a su madre, retornando al país en democracia, donde comenzó a militar en Hijos.

«Me impactó mucho lo de la Teoría de los dos demonios. Si ellos (los desaparecidos) tenían esa calidad humana cómo podía soportar que los insulten de esa manera. Esa rabia se acrecentó en mi, y el rap me ayudó a sintonizar con esa rabia, por eso empecé a escribir letras de rap», explicó Malena, quien terminó su testimonio cantando el rap «Hijo de desaparecido», de su autoría.

Malena expresó que «haber crecido con la impunidad como telón de fondo» le hizo «mucho daño» y dijo que espera que «las condenas a perpetuas nos ayuden y nos den un alivio».

También declaró en esta jornada, Florencia Bernales, prima de Malena, secuestrada junto con ella también aquel 28 de enero de 1977, quien recordó que cuando eran llevadas en automóvil a un centro clandestino, ella, en ese entonces de 4 años, vio cómo vendaban los ojos de los secuestrados y con inocencia preguntó qué pasaba.

«Estamos jugando al Gallito Ciego», contestó uno de los integrantes de esa patota policial.

Además brindó testimonio Néstor Bollomo, amigo de Bebe D´Alessio, quien recordó esa amistad y relató haberlo tenido varias veces refugiado en su casa junto a Malena incluso.

Noticias relacionadas

Asesinato de Fernando Báez Sosa: “La única pena posible es la de reclusión perpetua”

Editora

A 40 años del «Lanusazo», la protesta que se convirtió en revuelta contra la dictadura

Editora

Condenaron a siete años de prisión a los acusados en el juicio «La Noche del Mimeógrafo»

Editora

Deja un comentario