Destacada Política

Las mujeres ya representan el 41% en Diputados y buscan el pretendido 50%

La presencia de mujeres en la Cámara baja representa un 35 por ciento más que en 1983, cuando sólo se registraba un 5 por ciento.


La presencia de mujeres en la Cámara de Diputados supera el 40 por ciento, un 35 por ciento más que en 1983, cuando sólo se registraba un 5 por ciento pero aún presenta dificultades para poder alcanzar el pretendido 50 por ciento, debido a la mayor presencia de varones encabezando las listas de candidatos legislativos registrados en los últimos procesos electorales.

Con el inminente ingreso de Claudia Bernazza, la reemplazante del renunciante Daniel Scioli, la Cámara baja tendrá desde los próximos días 107 diputadas, el número más alto alcanzado en su historia, y un promedio de 41,63 del total de la Cámara, integrada por 257 miembros.

El centenar de diputadas se afianzó recién entre 2016 y 2017, aunque había alcanzado un pico previo a fines de 2009, debido a los cambios registrados por renuncias, fallecimientos y sus reemplazos.

Sin embargo, aún resulta dificultoso llegar al 50 por ciento de la Cámara ya que en las listas electorales con posibilidades de ingresar diputados sigue prevaleciendo fuertemente la presencia de hombres.

Con la reemplazante del renunciante Daniel Scioli, la Cámara baja tendrá desde los próximos días 107 diputadas, el número más alto alcanzado en su historia, y un promedio de 41,63 del total de la Cámara, integrada por 257 miembros.

De hecho, la Ley 24.012, sancionada en 1991 y aplicada desde las elecciones de 1993, que determinó al menos el 30% de las listas de candidatos que presentaran los partidos en las elecciones estuviera ocupado por mujeres, recién consiguió su objetivo diez años después.

Si bien de la composición 1991-1993 a la de 1993-1995 se pasó del 5 por ciento de presencia femenina al 14 por ciento, en los cuatro períodos siguientes (entre 1995 y 2003) el porcentaje osciló entre el 26 y el 30, sin poder alcanzar el pretendido tercio.

Entre 1983 y 1993 el porcentaje sólo alcanzó el 6 por ciento en 1989, cuando se llegó a 15 diputadas, cuatro más que en la Cámara del retorno de la democracia, conformada en diciembre de 1983.

Con la ley de paridad de género, aprobada en 2017, y aplicada por primera vez en la última elección, se busca alcanzar los nueve puntos que restan para llegar a que la Cámara este dividida por partes iguales en cuestión de género.

Conformación de listas

Sin embargo, más allá de que mujeres y hombres se alternen en las listas electorales, el hecho de que la mayoría sean encabezadas por hombres condiciona la posibilidad de alcanzar ese 50 por ciento.

Es que de las 51 listas legislativas de los 24 distritos que en octubre lograron bancas en la Cámara baja, sólo 10 estaban encabezadas por mujeres y las otras 41 llevaban a un varón como candidato.

De esas 51, en 28 se dio la posibilidad de que ingresara más de un candidato, pero en las 23 restantes sólo ingreso el primero de la boleta: 19 permitieron el ingreso de un varón y cuatro el de una mujer.

Con encuestas y probabilidades preelectorales a la vista, el Frente de Todos y sus partidos aliados lograron que dos fueguinas, una catamarqueña y una santiagueña estuvieran a la cabeza de esas boletas en las que sólo fue posible un ingreso.

De las 19 boletas encabezadas por hombres, y en la mayoría de los casos con la certeza de que sólo ingresaría uno de los aspirantes, 12 fueron de Juntos por el Cambio; cuatro de espacios provinciales como el peronismo cordobés o los oficialismos de Rio Negro y Misiones y tres del Frente de Todos.

Con este panorama y más allá de haberse conseguido la ley de paridad de género, aparece aún como muy dificultosa la posibilidad de que, en lo inmediato, las mujeres puedan alcanzar el objetivo de ser el 50 por ciento de la Cámara.

Deja un comentario