Deportes Destacada

Las décadas del Diez

Los 60 años de Diego Maradona separados en 6 capítulos que recorren todos los continentes. De Cebollita a la Selección nacional, y de Villa Fiorito, al mundo.


La vida de Diego Maradona es un trepidante viaje que recorre de manera caótica momentos como futbolista, director técnico, manager, conductor televisivo, comentarista, asesor motivacional, embajador deportivo en Dubai y hasta presidente honorario en un club de Bielorussia.

De Villa Fiorito al mundo, ¿cuál era la situación de la leyenda argentina al recibir cada década?

10 años: Los Cebollitas, el origen del mito

Diego era un niño de 10 años cuando viajó en dos colectivos desde Villa Fiorito al barrio de La Paternal, junto a su amigo Goyo Carrizo, para probarse en Argentinos Juniors. Francis Cornejo, su célebre descubridor, coordinaba las prácticas de las categorías infantiles y decidió incorporarlo a un conjunto categoría ’60 que se preparaba para jugar los Juegos Nacionales Evita.

Como los equipos no podían inscribirse con el nombre de la institución, ese grupo de niños fue denominado Los Cebollitas porque en su mayoría eran de una contextura física pequeña.

Maradona resaltó por sus notables condiciones futbolísticas y Los Cebollitas fueron campeones en el ’74 de un torneo que también disputó Marcelo Tinelli, por entonces defensor de la formación que presentaba el club San Telmo.

El equipo de Diego hizo historia en el fútbol amateur: estuvo 136 partidos invicto y se ganó el derecho a realizar giras por Sudamérica por el sorprendente juego que desplegaba en la cancha.

20 años: El final con Argentinos y el inicio del romance con Boca

Al cumplir 20 años, Maradona ya era campeón mundial juvenil (Japón ’79) y máxima figura del fútbol argentino por el brillo de su campaña en Argentinos Juniors.

Cuatro años después de su ingreso a Los Cebollitas, Diego se incorporó a las divisiones juveniles del club de La Paternal para competir en los torneos de AFA y diez días antes de soplar las 16 velitas tuvo su debut en Primera División en un partido ante Talleres de Córdoba.

Con la camiseta del «Bicho» fue máximo goleador de los torneos Metropolitano 1978, Metropolitano y Nacional 1979, Metropolitano y Nacional 1980.

En ese último campeonato, la tarde del 9 de noviembre, Diego protagonizó un partido de leyenda cuando le anotó cuatro goles a Hugo Orlando Gatti en la victoria de Argentinos sobre Boca (5-3) en cancha de Vélez.

El «Loco» había tocado el orgullo del astro en la semana previa cuando le sugirió cuidar el físico por su tendencia a «ser gordito».

A partir de febrero de 1981, el Diez se convirtió en compañero del arquero, al firmar contrato con Boca, club con el que ganó el Campeonato Metropolitano de ese año antes de dar el salto al Barcelona de España.

30 años: El último título y el primer doping

Los 30 años de Maradona combinaron la gloria del último título en su ciclo como futbolista con el infierno del primer caso de doping de su carrera, que puso fin a su etapa en el Napoli de Italia.

Meses después del subcampeonato en el Mundial Italia ’90, Diego coronó la Supercopa de Italia, cuarto título con el club napolitano, tras golear 5-1 a la Juventus de Roberto Baggio y Salvatore Schillaci en el estadio San Paolo.

Al momento de ese festejo, el astro no imaginaba que un semestre después, ya con 30 años cumplidos, recibiría una noticia lapidaria: el positivo de su control de doping correspondiente al partido que Napoli le ganó a Bari 1-0 por la 25ta. del campeonato italiano, el 17 de marzo de 1991.

La Federación Italiana le impuso una sanción de 15 meses y la FIFA extendió la inhabilitación a toda su jurisdicción.

En abril de ese año, Maradona regresó a Argentina y a los pocos días un allanamiento policial lo sorprendió con drogas en un departamento del barrio porteño de Caballito.

40 años: Desintoxicación en Cuba y experiencia como manager de Almagro

Camino a su cuarta década de vida, Diego continuó su carrera en Sevilla de España y Newell´s Old Boys de Rosario; jugó el Mundial de Estados Unidos ’94 y volvió a recibir una sanción por doping; hizo su primera experiencia como director técnico en Mandiyú de Corrientes y Racing Club y también completó su etapa de jugador en Boca Juniors.

Estando definitivamente retirado del fútbol, puso su vida por primera vez en riesgo cuando una sobredosis le provocó una crisis cardíaca en Punta del Este, en el verano de 2000. El Diez se instaló en la clínica La Pradera de Cuba para encarar un tratamiento de rehabilitación y a días de cumplir 40 años regresó al país por una propuesta del club Almagro para ejercer el cargo de manager.

Las críticas hacia su compromiso estuvieron presentes desde el vamos porque Diego faltó al primer partido con Racing en cancha de Ferro, que marcaba el debut de los dos técnicos que había elegido: sus amigos José Luis Brown y Héctor Enrique.

50 años: Un dolor de Selección

Maradona palpitaba el medio siglo de vida cuando soportó una de las frustraciones más dolorosas de su vida deportiva: la tormentosa salida del banco de suplentes del seleccionado argentino.

La eliminación del Mundial Sudáfrica 2010 con goleada de Alemania (4-0) en cuartos de final era todavía herida abierta al momento que el presidente de la AFA, Julio Grondona, le planteó modificaciones del grupo de trabajo no aceptadas por el astro.

«Grondona me mintió y Bilardo me traicionó», denunció Diego tras ser echado del seleccionado argentino, al que dirigió 24 partidos con un balance de 18 victorias y seis derrotas, una de ellas, la catastrófica goleada 1-6 ante Bolivia en La Paz.

El «Narigón» Bilardo era el director general de Selecciones Nacionales y Maradona no le perdonó la escasa incidencia para garantizar su continuidad en el cargo.

60 años: El presente en Gimnasia

Diego festejará este viernes sus 60 años de vida en ejercicio de la dirección técnica de Gimnasia, club que le dio la posibilidad de revincularse con el fútbol argentino casi una década después de su salida del seleccionado.

El astro asumió la banca «tripera» en septiembre del año pasado con la difícil tarea de mantener al equipo en Primera División, lo que terminó garantizado luego por la suspensión de los descensos debido a la pandemia de coronavirus.

Desde que se decretó la emergencia sanitaria, el Diez permanece la mayor parte del tiempo en su nueva casa de la ciudad de La Plata por su delicado estado de salud y la gestión del plantel está a cargo de sus principales colaboradores: Sebastián Méndez y Adrián González.

Noticias relacionadas

El pensamiento político de Maradona, por Luis Bruschtein

Editora

Cuatro líderes políticos rindieron homenaje a Diego Maradona

Editora

Cristina ponderó el “amor incondicional de un pueblo” hacia Maradona

Editora

Deja un comentario