Destacada Sociedad

Ese “no sé qué” de diciembre: los signos que indican que se estamos “quemados”

Ausencia de motivación; falta de concentración y dificultad para la toma de decisiones; problemas vinculares y aislamiento; frustración, irritabilidad y negatividad; y falta de resiliencia son los principales.


Randstad, líder global en servicios de Recursos Humanos, dio a conocer los cinco indicadores más relevantes que su equipo de especialistas en gestión del talento identificó para detectar si los colaboradores de una organización están padeciendo burnout (síndrome del trabajador quemado).

Ausencia de motivación; falta de concentración y dificultad para la toma de decisiones; problemas vinculares y aislamiento; frustración, irritabilidad y negatividad; y falta de resiliencia son los principales signos que reflejan que una persona está bajo un estado de agotamiento extremo.

Los cambios radicales ocasionados por la pandemia han derivado en grandes niveles de cansancio entre la fuerza laboral a nivel mundial. Los múltiples rebrotes de coronavirus, el alto nivel de incertidumbre, la crisis económica y las rutinas laborales y personales totalmente alteradas, han agravado la situación a lo largo de todo el 2021.

En este contexto, con todo el año sobre las espaldas, puede aparecer el burnout, un estado de agotamiento extremo, físico y mental, que se produce por las presiones y el estrés crónico y que debe ser tratado por profesionales de la salud.

Respecto a este trastorno que se ha extendido como producto de la pandemia, Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, sostuvo que “el coronavirus puso nuestras vidas patas para arriba, transformándolo todo”.

“La alteración de nuestros hábitos cotidianos y de nuestra forma de trabajar, así como el acostumbramiento a un largo periodo de rutinas de bajo desplazamiento y limitada socialización se combinan con la sobrecarga de tareas al interior del hogar, dando como resultado un combo que puede impactar negativamente sobre la salud de los colaboradores”, agregó.

Y completó: “En estos casos, el acompañamiento de la organización, y especialmente de los líderes de equipo, es clave para contener y acompañar a las personas que sufren burnout u otro trastorno derivado del estrés y el agotamiento extremo, para que consulten a un profesional de la salud y puedan tratarse”.

Estos son los cinco factores más importantes identificados por los expertos en gestión del talento de Randstad para poder detectar si nos encontramos ante un caso de burnout:

1. Ausencia de motivación

Una señal clave de burnout es la falta de motivación para realizar cualquier tipo de tarea. La persona no tiene energía y se agobia pensando en todas las obligaciones y compromisos que debe cumplir, pierde el entusiasmo y hasta puede sentir rechazo hacia su trabajo y la compañía para la cual trabaja.

2. Falta de concentración y dificultad para la toma de decisiones

El cansancio extremo también puede llevar a las personas a manifestar dificultades para la toma de decisiones en su lugar de trabajo. Una decisión correcta y efectiva requiere de un esfuerzo cognitivo alto, de claridad de pensamiento y de un gran nivel de concentración, habilidades que se ven seriamente afectadas bajo los efectos del burnout.

3. Problemas vinculares y aislamiento

El agotamiento también influye en la manera que tenemos de relacionarnos con jefes y compañeros de trabajo, haciendo que quienes lo sufren tiendan a aislarse y convertirse en personas poco colaborativas.

4. Frustración, irritabilidad y negatividad

El estrés crónico saca lo peor de cada uno, nos vuelve irritables, negativos, malhumorados y nos quita claridad afectando el discernimiento. Cualquier problema laboral se torna personal, un comentario constructivo se asume como una crítica negativa, socavando el buen funcionamiento de los equipos y derivando constantemente en situaciones que tensan los vínculos.

5. Falta de resiliencia

Otro factor que caracteriza al burnout es la falta de resiliencia, es decir, la capacidad para superar un problema y salir fortalecido. Es natural que un fracaso, una mala noticia o una crítica nos hagan sentir momentáneamente mal, pero si el malestar o el enojo persisten, esto indica que hay algo más y que está afectando nuestro desempeño y la relación con nuestros colegas.

“Un jefe comprensivo que pueda alivianar tareas o autorizar días de descanso, un equipo de recursos humanos que evalúe si el área de desempeño de la persona es el más adecuado a sus intereses y formación y un grupo de colegas empáticos, que estén atentos a las señales, acompañen y den apoyo, son eslabones claves para recobrar el bienestar de los colaboradores que padecen burnout. Por supuesto, también es clave que la persona acepte que está atravesando por una crisis y se deje ayudar”, sentenció Ávila.

Fuente: ANDigital

 

Noticias relacionadas

Diecisiete casos, 250 aislados y cinco detenidos por la variante Delta en Córdoba

Editora

Fernández: «Se van a restringir actividades y circulación hasta el 30 de mayo»

Editora

Rodríguez Larreta dio positivo en coronavirus y está en aislamiento

Editora

Deja un comentario