Destacada Política

El Salvador: el embajador argentino ante la OEA habló de las denuncias por violación a los derechos humanos en las cárceles

Por AM750, pidió “poner en contexto” las denuncias contra el presidente Nayib Bukele y aseguró que hay pandillas criminales que son financiadas por organizaciones internacionales para desestabilizar al Gobierno.

El embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, analizó este viernes el cuidado de los Derechos Humanos en El Salvador —donde el Gobierno es apuntado por haber creado el Centro de Confinamiento del Terrorismo (CECOT) como muestra de su agresiva política contra las pandillas— y pidió poner la política “en contexto” para “analizarlo bien”.

El CECOT fue construido para recluir a buena parte de los poco más de 64 mil pandilleros detenidos hasta el momento bajo el régimen de excepción decretado por el Congreso a pedido del presidente local, Nayib Bukele.

La construcción de esta megacárcel se dio entre críticas de la oposición, que señaló falta de transparencia, principalmente por la aprobación en la Asamblea Legislativa, dominada por el oficialismo, de una ley que permitía saltearse los controles acostumbrados en las obras estatales.

“Son temas delicados”

Para Raimundi, los sucesos ocurridos en El Salvador “son temas delicados”. “Lo que puedo decir es que si hay un lugar donde se violan los DDHH vamos a estar activamente en la vereda de enfrente, vamos a señalar, etcétera”, explicó consultado ejn declaraciones a La García, por AM750.

A lo que agregó: “Lo que no quisiera es dejar de poner en contexto. Esto no es justificar, todo lo contrario. No podemos dejar de decir es la cantidad de millones de dólares de financiamiento internacional a las pandillas, a los grupos de terrorismo cotidiano, como sucedió en Haití.

En este panorama, analizó que “nuestros pueblos y nuestros Gobiernos de la región tienen que terminar con eso”. “Porque eso sirve para desestabilizar. Para que la gente no crea en los Gobiernos, en los políticos”, enfatizó.

“¿Esto significa que la manera que elige es la correcta? Creo que no”, afirmó el embajador. Sin embargo, pidió “analizarlo bien”. “No quisiera, tampoco, analizar, porque no estoy en el lugar. Cuando uno no está en el lugar y hace los informes a distancia, los hace sobre los testimonios de gente perseguida o que está financiada”, sostuvo.

Fuente: Página/12

Noticias relacionadas

La defensa de Assange recurriría al Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Editora

El Salvador registra 101 sismos en un lapso de casi seis horas

Editora

Falleció Sonia Torres, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba

Editora

Deja un comentario