Destacada Internacional

El presidente de Ecuador deroga el estado de excepción

En la noche del 25 de junio, el presidente ecuatoriano Guillermo Lasso derogó el decreto con el cual, el 20 de junio, declaró el estado de excepción en 6 provincias para enfrentar las protestas indígenas contra su Gobierno.

«Declarar la terminación del estado de excepción por grave conmoción interna en las provincias de Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha, Pastaza e Imbabura», dice el decreto firmado por el mandatario ecuatoriano.

Lasso afirmó que con su decisión ratifica la disposición de garantizar la generación de espacios de paz en los cuales los ecuatorianos puedan retomar paulatinamente sus actividades.

La decisión se da en el día número 13 de protestas, y luego de que el 25 de junio hubo un acercamiento al diálogo entre el Ejecutivo y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), con la mediación del presidente del Congreso, Virgilio Saquicela.

Saquicela dijo en la legislatura que cree que hay predisposición de las dos partes al diálogo sin condicionamientos.

«Este es el momento (…) Ojalá podamos iniciar mañana mismo la mesa de diálogo (…) Aspiramos que esos acercamientos puedan cristalizarse por el bien del país», señaló Saquicela.

A la reunión de acercamiento, asistieron el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez y el canciller, Juan Carlos Holguín, y por el movimiento indígena el presidente de la Conaie, Leonidas Iza.

Lasso derogó el estado de excepción al mismo tiempo que en la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) se inició el trámite del pedido de los asambleístas de Unión por la Esperanza (UNES), bloque legislativo del expresidente Rafael Correa (2007-2017) para su destitución.

Para lograr la destitución del presidente, un mecanismo constitucional que obliga a realizar elecciones anticipadas tanto presidenciales como legislativas, se requieren de 92 de los 137 votos que tiene la Asamblea Nacional.

UNES tiene 47 legisladores, pero a ellos podrían unirse 25 del bloque Pachakutik, el brazo político de la Conaie, 1 de la Izquierda Democrática (centro) y 2 legisladores independientes.

El 24 de junio, Lasso denunció que Iza quiere derrocar a su Gobierno, pero aseguró que se mantiene abierto al diálogo con el movimiento indígena.

Fuente:  Sputnik

Noticias relacionadas

Correa: «Esto es el lawfare. Es algo coordinado para perseguir líderes progresistas»

Editora

El Parlamento vota en contra de destituir a presidente de Ecuador

Editora

Ministros de Ecuador explicarán accionar de uniformados en protestas

Editora

Deja un comentario