Destacada Economía

«Edesur suspendió todo tipo de obras de mantenimiento y nuevos suministros desde hace un mes»

El Observatorio OETEC, que dirige el especialista en energía, Federico Bernal, confirmó a través de información suministrada por empresas contratadas por Edesur, que desde hace un mes las obras de mantenimiento y de nuevo suministro aéreo y subterráneo que la distribuidora terceriza, están todas paralizadas”.


Federico Bernal, director del OETEC, explicó: «Anticipamos que esto sucedería a comienzos de septiembre, cuando leímos del diario La Nación que por el supuesto congelamiento tarifario, Edenor y Edesur iban a tener problemas con la calidad del servicio en verano. Cómo no va a haber problemas si suspendieron las obras de mantenimiento y nuevo suministro aéreo y subterráneo».

Desde este Observatorio agregaron que Edesur (propiedad de ENEL y cuyo accionista minoritario es Nicolás Caputo), informó a la CNV ganancias integrales en 2017 y 2018 por un total de 19 millones de dólares (perdió 59 millones el primer año y ganó 79 millones el segundo). Respecto de la ganancia operativa, fueron 154 millones de dólares. Al primer semestre de 2019, sus ganancias operativas pegaron un espectacular salto interanual, alcanzando los 10.532 millones de pesos, mientras que de 8.586 millones las ganancias integrales.

Bernal, en este sentido, aclaró que «Con el traspaso de Edenor y Edesur a la provincia, las empresas recibieron un bono de fin de año de 25.000 millones de pesos a mitad de 2019. Edesur específicamente recibió 13.066 millones. Sin embargo, ahora parece que no tiene dinero para realizar las obras básicas de mantenimiento, como por ejemplo puede ser la poda de árboles para evitar problemas con los tendidos aéreos. Una vergüenza«.

«Y otra cuestión a destacar -afirmaron desde OETEC- es que según figura en los Estados Financieros de Edesur correspondientes al 30 de junio de 2019, el congelamiento residencial fue compensado ya que se aumentó un 4% a los usuarios no residenciales. Es decir, se quejan de que con el congelamiento de estos meses se quedaron sin fondos, pero el congelamiento a los residenciales fue compensado subiéndole a las demás categorías de usuarios».

A modo de conclusión, Bernal señaló que «Lo más grave de todo es que las empresas contratistas que trabajan con Edesur están en una situación terminal. Son cerca de 700 trabajadores que pueden perder su empleo. Del otro lado, una empresa que se está llenando los bolsillos con una tarifa que además es impagable, dándose el lujo de extorsionar a la ciudadanía con el desmejoramiento del servicio que ella misma está provocando. Gravísimo».

Fuente: InfoGEI

Noticias relacionadas

Deja un comentario