Arte & Historia Destacada

Día de la Soberanía nacional

La batalla de la Vuelta de Obligado, en 1845, es uno de los hechos más destacados de la historia argentina en los que quedó demostrada la voluntad de defensa de nuestra soberanía.

Norberto Galasso

El 20 noviembre se conmemora la batalla de la Vuelta de Obligado, y es por ese hecho histórico que se celebra el Día de la Soberanía.

En 1838, los franceses inician una expedición por el río Paraná para abrir las vías hídricas de Argentina y comerciar así libremente frente a la política de la Confederación. Incluso llegan a apoyarse y trasladar en sus barcos a Lavalle y sus soldados, que estaban conspirando con los “Libres del Sur” -el movimiento de los grandes estancieros del sur de la provincia de Buenos Aires- pero estos finalmente no pueden consumar sus propósitos y deciden retirarse.

(CRÉDITOS: Producción general: Lorena Vazquez – Edición de sonido: Alejandro Sanz – Grabación: Sebastián Siddi – Locución: Fabiana García – Portada: Kevin Liendo)

En 1845, vuelven otra vez a el río Paraná 11 escuadras de guerra y 30 barcos mercantes para entrar prepotentemente hacia la zona del litoral y el Paraguay. Frente a esto, la Confederación -que era un joven país, todavía no consolidado fuertemente- toma la osadía de enfrentar esa invasión algo-francesa y a Rosas se le ocurre trabar el río, donde el Paraná da una vuelta, hundir varias barcazas y después consolidar esas barcazas por debajo del agua con cadenas. Fermín Chavez dirá en uno de sus versos: “Gaucho ladino ese Rosas / ponerle al río cadenas”.

Efectivamente cuando la escuadra anglo-francesa llega a esa zona, los barcos se traban y no pueden avanzar. Entonces, suenan las baterías ubicadas en la costa por los criollos, donde entre otros figuran Mansilla, Thorne, un antepasado de Alsogaray -que en este caso lucha por la soberanía- y Doña Petrona da Silva, que ayuda a los combatientes y atiende a los heridos. Pero después de un rato los anglo-franceses logran romper las cadenas y cruzar.

Lo que sucede es que avanzan por el Paraná hacia el norte, pero son nuevamente atacados en Tonelero y San Lorenzo, y prácticamente no pueden alcanzar sus objetivos. Hacen muy pocas operaciones, ya que los barcos mercantes que venían acompañándolos al final se retiran. Finalmente, la Confederación al mando de Rosas logra su objetivo: los barcos de Inglaterra y Francia lanzaron una salva de cañonazos en reconocimiento de la soberanía argentina. La Vuelta de Obligado terminó convirtiéndose en una victoria moral que fue comentada en los principales países de Europa, donde destacan la osadía de los argentinos.

La Vuelta de Obligado y sus cadenas se convierte así en uno de los principales testigos de la lucha por la soberanía a lo largo de nuestra historia frente a los embates de las grandes potencias, que en todo momento tratan de someter a los países pequeños y mantenerlos dependientes. Y en esta acción, puede decirse, quedó perfectamente determinada la soberanía de los argentinos sobre sus propios ríos, más allá de los acuerdos que después habrá que hacer tras la batalla de Caseros, para favorecer la llegada del comercio.

Noticias relacionadas

Norberto Galasso denunció que podría perder su casa por una estafa de su hija

Editora

Hallan un antiquísimo cuchillo en Vuelta de Obligado

Editora

Güemes: De la revolución nacional a la revolución social

Editora

Deja un comentario