Destacada Política

Después de siete días, finalizó la huelga de hambre del padre Paco Olveira frente a los Tribunales

Ante miles de personas, el cura en Opción por los Pobres cerró la protesta que había comenzado el Día de la Memoria. Las críticas a la Justicia y contra la proscripción a Cristina Kirchner.

 El referente de Curas en Opción por los Pobres, Francisco «Paco» Olveira, finalizó este viernes -luego de siete días- su huelga de hambre frente al Palacio de Tribunales, sede de la Corte Suprema, en donde se manifestaba bajo la consigna «Democracia sin mafia judicial». El clérigo recibió la visita de referentes del oficialismo, que convocaron a una movilización al mismo lugar para el jueves 13 de abril.

El ayuno de una semana finalizó con una misa católica y con un encuentro con referentes de distintos espacios del oficialismo. Al terminar su huelga de hambre, el padre Paco Olveira señaló que su motivo fue exponer que «el Poder Judicial es dañino para los pobres». «Hay que terminar con la proscripción contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner», añadió.

Posteriormente, se leyó un documento que sostenía que «en nuestro carácter de ciudadanos y ciudadanas de la República Argentina, que nos encontramos realizando una huelga de hambre desde el 24 de marzo, nos sentimos en la obligación moral y ética de dirigirnos a ustedes, la totalidad de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, en ejercicio de nuestro derechos constitucional de peticionar ante las autoridades».

“Acá tienen que terminar nuestras marchas, contra el partido judicial que está presente en toda América en contra de los gobiernos populares: en Honduras, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil y en Argentina donde quisieron asesinar a nuestra vicepresidenta, y dos veces presidenta (Cristina Kirchner)”, sentenció el padre Paco Olveira, de Curas en Opción por los Pobres, al iniciar el acto con el que cerró este viernes, el ayuno de siete días que concretó en las veredas del Palacio de Justicia.

«Gracias padre», «nos da orgullo padre Paco», «no estamos solos», se escuchaba a su alrededor. Allí, en la plaza de Tribunales, bajo la consigna «Democracia sin mafia judicial», y ante unas cinco mil personas, Paco Olveira explicó: “Como curas, quisimos aportar nuestro granito de arena, y siguiendo las palabras de Hebe (Bonafini) que dijo: ‘hay que hacer una puebladas para echar a estos jueces de mierda’, seguimos a Les Jóvenes que escucharon ese grito, y decidieron terminar acá el 24″ sostuvo el sacerdote, al cierre de una jornada que incluyó una conferencia de prensa y un festival de musica por la tarde.

Este jueves, el sacerdote había ingresado al Palacio de Justicia para dejar una carta en donde pedía por la «renuncia de todos los integrantes» de la Corte Suprema. Los cuatro jueces supremos se encuentran en investigación por la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados de la Nación, que están convocando a declarar a ex dirigentes y trabajadores judiciales.

Entre los dirigentes oficialistas que acompañaron al padre Paco se encontraba el senador Mariano Recalde, quien dijo estar «conmovido por este enorme acto de entrega». «Con proscripción no hay democracia. Corporación Judicial Nunca Más», añadió en su cuenta de Twitter. Por su parte, el diputado Hugo Yasky sostuvo en la misma red social que «el esfuerzo del padre Paco expresa el deseo del pueblo que reclama una justicia independiente y le dice basta a esta Corte Suprema que forma parte de la mafia y sólo vela por los intereses de los sectores dominantes».

Finalmente, la senadora nacional Juliana Di Tullio destacó en la Agencia NA que «el padre Paco es muy valiente porque pone el cuerpo para visibilizar las consecuencias de este acuerdo inflacionario con el FMI por la deuda que tomó Mauricio Macri, y de esta Corte Suprema al servicio del poder económico, que se traduce en más pobreza e indigencia para nuestro pueblo».

Entre quienes participaban del acto se encontraba Ricardo Capeli, quien fue seminarista y acompañó a Mujica, y hoy acompaña a Olveira. El diputado y dirigente de la CTA, Hugo Yasky. Eduardo Tavani, de la APDH. Y entre otros referentes políticos y culturales, la artista plástica Mónica Corrales, muralista, quien ya tiene preparadas «dos Vírgenes de Guadalupe» para colocar en Pontevedra, tierras del «padre Pancho», y en Merlo, en Libertad, «el barrio de Paco», parroquias que integran el obispado de Merlo-Moreno.

Fuente: Ámbito Financiero | Página/12 

Noticias relacionadas

Padre «Paco» Olveira: «Hebe es tan grande que ni la muerte puede con ella»

Editora

60 millones de latinoamericanos padecemos hambre y 267 millones inseguridad alimentaria

Editora

Soberanía alimentaria y derechos campesinos para acabar con el dilema del hambre

Editora

Deja un comentario