Destacada Política

Cabandié reclamó a la Justicia «que meta a alguien en cana» para evitar más quemas de pastizales

Desde la base de operaciones contra incendios ubicada en la localidad santafesina de Alvear, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible reclamó también mayor compromiso al gobierno de Entre Ríos porque «ni los intendentes, ni el gobierno de Santa Fe, ni nosotros tenemos la competencia judicial».

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, reclamó a la Justicia que «meta a alguien en cana» por las quemas de pastizales en las islas del Paraná porque de lo contrario, sostuvo, «van a seguir prendiendo fuego», y pidió mayor compromiso al gobierno de Entre Ríos, dado que en esa provincia se producen la mayor parte de los incendios que provocan humaredas que afectan a pobladores de Santa Fe.

Cabandié realizó estas declaraciones tras visitar la base de operaciones contra incendios ubicada en la localidad santafesina de Alvear, junto al secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, y otros funcionarios provinciales.

«Desde hace dos años y cuatro meses venimos denunciando esto. Esperamos una respuesta de la justicia porque ni los intendentes, ni el gobierno de Santa Fe, ni nosotros (en la Nación) tenemos la competencia judicial», aseveró el ministro.

«Desde hace dos años y cuatro meses venimos denunciando esto. Esperamos una respuesta de la Justicia»

Desde la base donde brigadistas junto al Ejército Argentino y la Policía Federal combaten los incendios y ante el reclamo sostenido para que cesen las quemas intencionales en el delta con fines inmobiliarios y ganaderos, Cabandié pidió «que la justicia meta alguien en cana porque si no, van a seguir prendiendo fuego».

Asimismo, apuntó que el Poder Judicial «sabe quiénes son los dueños de los campos incendiados, la información la tienen porque se la brindamos nosotros hace dos años y cuatro meses. Tenemos mapas satelitales y geolocalizaciones de los faros de conservación».

En una rueda de prensa posterior, el ministro precisó que las zonas afectadas por los incendios en el Delta abarcaban «2,3 millones de hectáreas» y agregó que «entre foco y foco, hay 500 kilómetros de distancia».

Frente a esto, declaró que el sector ganadero «quema pajonales porque no sirven para el engorde de ganado y amplía la superficie de pastoreo» y pidió «que no lo hagan de esa forma, porque 100 personas afectan entre 3 y 4 millones de habitantes de la costa del río Paraná».

Cabandié reclamó «mayor presencia de la provincia de Entre Ríos y que se sancione a los titulares de los campos donde se realizan las quemas», entre los cuales, en diálogo con radio El Destape, identificó a «los Baggio, los Paasaglia -la familia del intendente de San Nicolás-; los Maiocco -un familiar que creo no es cercano del intendente de Victoria; (José) Aranda de Clarín y también Roque Fernández, exministro de Economía» de la Nación.

Respecto de la actitud del gobierno de Entre Ríos, señaló que al mandatario Gustavo Bordet «el jueves lo invitamos» a asistir a la base de operaciones.

«Las autoridades de su gobierno tendrían que estar acá. Solamente hay nueve brigadistas de Entre Ríos, los demás están puestos por el Ejército en apoyo logístico y la Policía Federal combatiendo los incendios», remarcó.

Y, añadió que «las autoridades de Entre Ríos dijeron el miércoles que el jueves iban a emplazar una base a la altura de San Pedro. Bueno, hoy viernes eso no está, sencillamente no lo hicieron».

Por su parte, el diputado nacional por Santa Fe, Fernando Mirabella, al recorrer la zona junto a Cabandiè y a otros funcionarios remarcó: «Necesitamos la presencia del Ejército todo el tiempo que sea necesario mientras dure la sequía y la emergencia”

Y añadió: “necesitamos una justicia con coraje, que actúe de manera inmediata. Hay innumerables pruebas de incontables focos. No puede ser impune producir un ecocidio en Argentina”.

Mirabella destacó, además, que «es conmovedor ver a hombres y mujeres brigadistas trabajando para salvar el Delta. Hoy había 57 personas luchando para apagar el fuego”.

Las quemas en las islas situadas frente a la ciudad de Rosario se dan casi tres años de seguido, que destruyen el humedal e inundan de humo las ciudades de la región.

Esto motivó a los intendentes de Rosario y alrededores a trasladar el reclamo a Buenos Aires en busca de respuestas, por lo que el jueves al mediodía exhibieron sus pancartas al pie del Obelisco bajo el lema «Queremos Respirar».

Jorge Berti, intendente de la ciudad santafesina de Villa Constitución, sobrevoló junto al ministro Cabandié las áreas afectadas del Delta y sostuvo que «no puede ser que nadie detenga a los responsables».

«No queremos que detengan a cualquiera para justificarse, pero pueden hacer investigaciones, y si no tienen la gente para hacer las investigaciones, que la pidan, pero que no se queden de brazos cruzados, porque eso es lo que aparenta», declaró.

El secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, quien también participó de la recorrida en Alvear, condenó la utilización del fuego «para el avance de la frontera agropecuaria».

Hay «una especie de vialidad paralela, se están haciendo terraplenes en zonas bajas que ahora afloran» sostuvo el funcionario y apuntó que también «se utiliza el fuego para limpiar campos».

«Tenemos una discusión profunda que no está saldada respecto al federalismo y los recursos. La Constitución Nacional indica que los recursos son de las provincias, son las que tienen la responsabilidad en su protección», añadió.

Intendentes santafesinos reclamaron en el Obelisco el cese de las quemas en el Delta / Foto: Victoria Egurza.

Cabandié también destacó que el jueves , en la ciudad de Buenos Aires, se logró llegar a un acuerdo para que la Cámara Baja trate en lo inmediato la Ley de Humedales, buscando un proyecto en el que convivan los humedales, los ciudadanos y la producción.

«La Cámara de Diputados se comprometió a tratar definitivamente el 22 (de septiembre) la ley de Humedales. Aspiramos a que antes de fin de año se pueda votar por esta ley que estamos esperando hace mucho», añadió.

Respecto de la situación actual del fuego, el ministro dijo que «hasta el jueves había siete focos activos controlados pero de miércoles a jueves los cinco faros de conservación que tenemos en el Delta han duplicado la cantidad de alertas, esto significa que sigue prendiendo fuego».

En el operativo de combate, trabajaban 64 brigadistas y seis medios aéreos dispuestos por el Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF), entre aviones hidrantes y helicópteros con helibalde y para el traslado de personal, indicó el Ministerio de Ambiente a través de un comunicado.

Pese a que aún permanecen activos varios focos ígneos en la región, Rosario y las localidades aledañas no fueron afectadas por el humo proveniente de las quemas en los últimos dos días gracias a la rotación del viento.

Sin embargo, se espera que éste vire nuevamente durante las próximas horas, esta vez contra la ciudad, por lo que puede regresar el a la zona.

Los incendios aumentaron un 35% desde agosto en la zona del Delta del Paraná frente a Rosario

El área incendiada en la zona del Delta del Paraná que se encuentra frente a la ciudad de Rosario aumentó en un 35,33% desde agosto y se registraron «altísimos niveles de contaminantes», en un contexto en que el área quemada de todo el territorio nacional es la «máxima en comparación con otros años», informaron a Télam los especialistas Mario Lamfri y María Fernanda García Ferreyra, integrantes de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

«La imagen actual del Delta, de la cual disponemos información satelital, es del área cercana a Rosario. De las 65.000 hectáreas que había el 8 de agosto pasamos a 100.500 al 13 de septiembre», indicó Lamfri, responsable de la Unidad de Emergencias y Alerta Temprana de la Conae, con información captada por el satélite Sentinel-2 el martes pasado.

Esto significa un aumento del 35,33%, agregó.

En tanto, el área quemada a nivel nacional es «máxima en comparación con otros años», reconoció Lamfri.

«Tiene mucho que ver con que no es que estamos en el mínimo de la bajante del Paraná, pero sí en un escenario de ‘La Niña’ con una sequía generalizada y prolongada. Entonces hay mucho material biológico, vegetal, seco disponible para la quema y se propaga fácilmente de un área a otra», explicó el físico sobre las razones de este incremento.

Además, advirtió que «sin duda los focos son generados normalmente por el ser humano».

«La otra fuente de focos son las tormentas, los rayos; pero ves que esto ocurre en días que no hay actividad eléctrica, ni siquiera está nublado», argumentó.

Actualmente, las áreas más afectadas por los incendios son el Delta del Paraná y la provincia de Córdoba, en donde «seguro son más de 10.000 hectáreas quemadas, salvo los incendios sin contar los últimos incendios de ayer y de hoy», indicó el físico.

«Si ves los mapas de focos de calor, están en todos lados. Pero son extinguidos día a día, no cobran magnitud. Nosotros atendemos los que realmente se van propagando y van cubriendo áreas grandes porque de lo contrario no daríamos abasto», explicó sobre la labor de su área el especialista.

Frente a la ciudad de Rosario también se observaron «altísimos niveles de contaminantes», informó García Ferreyra, experta en calidad de aire y monitoreo de emergencias de la Conae.

«Usamos datos satelitales y vimos principalmente dos contaminantes: uno es el dióxido de nitrógeno (NO2) y el otro es material particulado, es decir, polvo», explicó, en relación a un mapa de calidad de aire que elaboró la Conae.

«Si lo comparo con la situación de marzo del 2020, los valores andaban por alrededor de 35 micromoles de dióxido de nitrógeno y ahora superaron el 100», graficó.

Sobre el impacto de estos contaminantes, la experta señaló que se dan «en la salud de la población y también la mayoría de los gases tienen impacto en el calentamiento global».

«El impacto instantáneo es en la calidad del aire: problemas alérgicos, oculares, de visibilidad. También a corto y mediano plazo en contaminación de cursos de agua y más a largo plazo con los gases de efecto invernadero que tienen efectos en el calentamiento global», amplió.

A través de imágenes satelitales, la Conae elabora productos con valor agregado que ofrecen a organismos abocados a la atención de emergencias en el territorio argentino.

Esta información se distribuye a instituciones nacionales y provinciales responsables de la gestión de la emergencia, como la Dirección de Análisis para la Reducción del Riesgo de Desastre del Ministerio de Seguridad de la Nación; Dirección Nacional del Servicio de Manejo del Fuego y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.

Noticias relacionadas

Familiares de los 43 normalistas marchan por justicia en México

Editora

Ariel Basteiro, embajador en Bolivia: «La Justicia argentina busca encubrir al Gobierno de Macri»

Editora

Cristina Caamaño: “La justicia hoy es un chiste”

Editora

Deja un comentario