Internacional

Brasil marcha contra la apología de Bolsonaro a la dictadura

Este domingo, la dictadura militar que durante 21 años sufrió Brasil, cumple 55 años. El presidente Jair Bolsonaro llamó a los cuarteles a conmemorar la fecha. 


Varias organizaciones sociales de Brasil salieron a las calles para participar en diversas marchas en las principales ciudades del país, en oposición a la orden de Jair Bolsonaro, de conmemorar la dictadura militar (1964-1985), iniciada un día como hoy, el 31 de marzo de 1964, con el golpe de Estado al presidente democrático João Goulart.

Bajo el lema «Dictadura nunca más», las manifestaciones se realizaron en Río de Janeiro, Sao Paulo y Brasilia, capital del país. Jair Bolsonaro pidió conmemorar en los cuarteles militares los 55 años del golpe que abrió una dictadura que en más de dos décadas mantuvo cinco presidentes militares en el poder.

La dictadura dejó casi 500 asesinados y desaparecidos políticos además de miles de torturados, según las estadísticas de la Secretaría de Derechos Humanos, la que resalta que la cifra sería aún mayor debido a la falta de registros que hubo en la época dictatorial, como por ejemplo respecto a víctimas campesinas e indígenas. 

Antes de viajar a Israel, país en el que se encuentra de visita, Bolsonaro pidió que el aniversario golpista se recordara con las «debidas celebraciones», llamado que fue recogido y llevado a cabo en algunos cuarteles y regimientos durante la semana pasada, adelantándose a la fecha.

Ante el rechazo suscitado por gran parte de la población brasileña, el mandatario salió al paso asegurando que la idea no era «conmemorar sino rememorar», frase que también recibió fuertes críticas por estar refiriéndose básicamente a lo mismo, acusaron.

El día viernes 29 de marzo, la Orden de Abogados de Brasil (OAB) y el Instituto Herzog Vladimir denunciaron a Bolsonaro en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de un documento en el que acusaron que el llamado del Ejecutivo «no toma en cuenta las atrocidades», actitud constante en Bolsonaro, la que «hiere a los derechos humanos», afirmaron.

El mismo día una jueza brasileña había prohibido las reivindicaciones por los 55 años del golpe, debido a que una conmemoración de ese tipo «no es compatible con el proceso de reconstrucción democrática», sin embargo el sábado una corte de apelaciones revirtió el fallo.

Consultado sobre su opinión de la dictadura, el pasado miércoles, el presidente de extrema derecha afirmó: «Hay que reconocer la verdad, no fue una maravilla, pero ningún régimen es maravilloso. Es como el matrimonio, a veces hay pequeños problemas, es muy raro no tener problemas en una pareja».

Jair Bolsonaro es un excapitán del ejército que no ha ocultado su admiración por la dictadura. En su gabinete, ocho de 22 ministros son militares, y en 2016, durante la votación para destituir a la entonces presidenta Dilma Rousseff en el llamado golpe de Estado legislativo, Bolsonaro dedicó su voto al torturador de la exmandataria, el coronel Brilhante Ustra.

«Por la memoria del Coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, por el pavor de Rousseff, el ejército de Caxias, las Fuerzas Armadas, por Brasil encima de todo y por Dios por encima de todo, mi voto es sí», dijo hace tres años Bolsonaro.

Noticias relacionadas

Deja un comentario