Destacada Internacional

Bolsonaro sancionó la ley que autoriza las sociedades anónimas en el fútbol

Con la medida firmada por el presidente brasileño, el fútbol de ese país avanza hacia la privatización. En 2018, el gobierno de Mauricio Macri impulsó un proyecto similar en la Argentina que fue rechazado por los clubes.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sancionó este lunes la ley que crea la figura de Sociedad Anónima de Fútbol (SAF) y reglamenta la transformación jurídica de los clubes de ese país hacia un modelo de privatización.

El texto ya había sido aprobado por el Senado y la Cámara en los últimos meses y reemplaza la legislación vigente hasta hoy que tipificaba a los clubes de asociaciones civiles sin fines de lucro, como sucede en Argentina.

«El Marco Legal del Club-empresa, como se denomina la propuesta, busca incentivar a los clubes a convertirse al modelo SAF», señaló el diario brasileño O Dia.

Las instituciones que opten por esa figura dispondrán de algunos instrumentos para captar fondos y financiación: emisión de títulos de deuda, captación de fondos de inversión y cotización de acciones en la Bolsa de Valores.

Por ahora, la ley abarca solo a «clubes de fútbol masculino y femenino, aunque próximamente el modelo de gerenciamiento podría extenderse a otros deportes, entidades, federaciones e incluso la CBF», agregó el periódico.

«Para que haya cambios en el nombre, emblema, himno, colores y ubicación de la sede del equipo, el club deberá acordar cuál es el titular de las denominadas acciones clase A, que dio origen a la SAF», añadió.

En Argentina, el gobierno de Mauricio Macri impulsó un proyecto similar en 2018, las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), pero los clubes rechazaron su votación que había sido fijada en una asamblea de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Noticias relacionadas

Tribunal Penal Internacional recibirá informe sobre desempeño de Brasil durante pandemia

Editora

Brasil: Cancelan el carnaval 2022 por miedo a un rebrote de Covid

Victoria Mandarino

Condenan a miembros de una organización que ingresaba armas desde Estados Unidos y Europa y que luego las vendía en Brasil, Paraguay y Argentina

Editora

Deja un comentario